El estrés infantil

estrés infantil

Aunque parezca mentira y muchos de los padres no se lo crean los niños pueden llegar a sufrir estrés en su vida diaria. El colegio, las clases particulares, las clases extraescolares de deportes… todo ello les puede llegar a frustrar y no dejar disfrutar de lo que son, niños.

Los cambios y las adaptaciones son a lo que los niños deben hacer frente para poder superar las transiciones de una etapa a otra y es eso lo que produce una ansiedad y una tensión, llevándolos a comportarse de una manera distinta a la acostumbrada. 

Podemos definir el estrés como la falta de respuesta adecuada a las exigencias de la vida diaria, reacciones tanto a nivel biológico como psicológico que se producen por ciertas situaciones que el niño no puede controlar, alertando su equilibrio general.

Las causas que provocan el estrés en la infancia son muchos, desde el dolor y la enfermedad, cambiar de profesor o etapa escolar, mudarse de casa, actividades extraescolares si son muchas hasta una separación o divorcio de los padres. Las señales que nos indican si un niño puede experimentar estrés son el dolor de cabeza, resfriados frecuentes, dolor de cuello, hombro o espalda, irritabilidad creciente, gritar mucho, tristeza, estar más inquieto de lo normal, problemas para relajarse o dormir, letargo durante el día, comer en exceso, bajo rendimiento escolar, movimientos motores involuntarios….

Las cosas que puede ayudar a los niños/as con el estrés son el contacto físico como los abrazos que ayudan a los niños a relajarse y acrecentar su autoestima, escucharlos, hablarles para que expresen sus sentimientos, alergias y enojos, ejercicio físico y actividades al aire libre y el humor que ayudan al niño a ver el lado gracioso de las cosas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *