El masaje infantil

El masaje infantil es un inicio de contacto de piel a piel, y con base en terapias, que  introduce un elemento de promoción de la salud interna del bebé. Es posible aliviar los gases, cólicos y el estreñimiento, ayudar al bebé a dormir mejor y promover una buena circulación y digestión, al mismo tiempo que la profundización de ese vínculo de afecto entre tú y tu bebe. Otras ventajas son un mayor desarrollo del sistema nervioso y la función inmune, la estimulación del desarrollo neurológico y la estabilización de ciertas hormonas.

El interés en masaje infantil crece en el mundo occidental, las clases e información educativa sobre el masaje infantil son cada vez más y están más disponibles, y más terapeutas de masajes lo añaden a los servicios que ofrecen. Consulte con las agencias de recursos de la familia o los terapeutas de masaje en su cuidad. Si es posible, puedes aprender más acerca del masaje infantil, en el que podrás tener un contacto directo y hacer un vínculo irrompible entre tú y tu hijo.

Es importante buscar asesoramiento profesional, información oformación, ya que,  el masaje es la práctica de la manipulación de los tejidos blandos y, en el caso de un bebé, es importante que su tacto sea correcto. Un profesional también puede ayudarte a aprender a leer las señales de tu bebé acerca de lo que está funcionando, lo que no funciona y cuando ha tenido suficiente, fomentando una relación más estrecha entre los dos.

Los profesionales recomiendan utilizar un aceite de origen vegetal,  como semilla de uva, calentado en las manos, y asegúrese de que la habitación está caliente, y no demasiado brillante. Las rutinas de masaje, por lo general, incluyen el masaje de las piernas y los brazos, abdomen, pecho y espalda (no la columna vertebral), así como las manos y los pies, e incluso la cara. Una sesión de masaje es necesaria que tenga una duración de 15 minutos, pero probablemente, debería comenzar con cinco. Es mejor utilizar la misma hora del día para el masaje, y que dependerá de ti y tu bebé.

Fuente: lindísima


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *