El miedo de los niños (Parte I)

Monstruos debajo de la cama, rayos y truenos, la oscuridad. Todos los chicos tienen temores, ya sea a cosas reales o imaginarias. Y a medida que crecen, también aumentan sus preocupaciones. ¿Les caeré bien a los chicos del equipo de fútbol? ¿Me irá bien en el examen de mañana? La mayoría de los padres se las arreglan para consolar a sus hijos y disminuir sus miedos, pero en algunos casos la ansiedad deja de ser normal y se vuelve un trastorno.

Un niño no quiere comer porque teme atragantarse; a otro le dan miedo los animales; una nena se niega ir a la escuela porque le aterra estar lejos de su mamá todo el día. Por suerte, los padres disponen de diversos medios para ayudar a sus hijos a controlar la ansiedad.

“Las preocupaciones son parte del proceso de crecimiento y maduración”, dice Marie Cumming, terapeuta familiar y matrimonial de Waterloo, Canadá. “Es normal e incluso saludable que los chicos se preocupen un poco, porque con ello adquieren las armas necesarias para afrontar los desafíos de la vida. Ponerse nerviosos antes de actuar en una obra de teatro escolar o antes de presentar un examen importante motiva a los niños a esforzarse y dar lo mejor de sí”.

Las preocupaciones menores ayudan a forjar el carácter de los chicos y les plantean desafíos de los que pueden aprender. También existen preocupaciones que, en vez de ofrecerles un desafío, los angustian. Un niño con una inquietud así no puede afrontar lo que teme; por ejemplo, un nudo en el estómago le impide salir del auto justo antes de un partido de fútbol decisivo. Los chicos que sufren este tipo de ansiedad necesitan más ayuda que los otros (y quizá también la de un psicoterapeuta). Menos comunes son los trastornos de ansiedad extremos, los cuales impiden a los niños desenvolverse con normalidad, como el chico que le teme tanto a la suciedad que se lava las manos varias veces seguidas. Estos niños necesitan psicoterapia intensiva y, a menudo, tomar medicamentos.

De chica, Amanda Sprague* se aferraba a sus papás cuando estaba cerca de desconocidos, dormía con la puerta abierta y la luz del pasillo encendida, y tenía pavor a los insectos. Sus padres pensaban que, a su edad, nada de eso era anormal. “Pero cuando comenzó a ir a la escuela, sus angustias se multiplicaron e intensificaron”, refiere Laura,* su mamá. Cuando caía una tormenta, la nena se acurrucaba en la cama, paralizada de terror, y cierta vez que vio dos cucarachas en el techo de su cuarto, salió gritando y se negó a dormir de nuevo allí.

La comida también le provocaba mucha ansiedad, pues le aterraba la idea de atragantarse. Cuando tenía ocho años, un día dejó de comer. “Dijo que no podía tragar y que tenía algo atorado en la garganta”, cuenta Laura. “Nuestro médico descartó una infección, y una radiografía mostró que no tenía ningún trastorno físico”.
Amanda estaba tan angustiada que se le había cerrado la garganta, y esto le impedía tragar.

Días después, Amanda desarrolló un malsano miedo de morir. A la hora de acostarse, gritaba porque sentía que el corazón le latía muy rápidamente. Entonces la internaron en un hospital, donde le diagnosticaron un trastorno generalizado de ansiedad. Estaba tan angustiada que se le había cerrado la garganta, y esto le impedía tragar.

El caso de Amanda es extremo, pero ejemplifica el grave problema al que se enfrentan muchos niños y adolescentes hoy día. Si bien no hay cifras oficiales se calcula que entre el 8 y el 10 por ciento de los chicos de entre 5 y 17 años padecen trastornos de ansiedad como el de Amanda. Otros presentan problemas de ansiedad moderados.

Frecuentemente, los niños sufren en silencio porque no entienden qué les pasa o no pueden explicar sus sentimientos. Por su parte, los padres pueden pasar por alto la inquietud de sus hijos, minimizarla o malinterpretar los síntomas, ya que los niños expresan ansiedad de diversas maneras; por ejemplo, mostrando timidez excesiva, irritabilidad e incluso rebeldía.

“La detección del problema es vital. La ansiedad crónica puede generar en el niño baja autoestima, inseguridad, depresión, dificultad para establecer relaciones sanas e incluso llevarlo al suicidio”, dice Barbara Ward, trabajadora social y codirectora de kidsLink, un centro infantil de salud mental con sede en Saint Agatha, Canadá.

La ansiedad anormal durante la infancia aumenta la probabilidad de padecer trastornos emocionales y consumir drogas en la vida adulta.

Continúa en El miedo de los niños (Parte II)

rdselecciones


Categorías

Familia

Admin Madres Hoy

Administrador de Madres Hoy, una web de contenido especializado para las madres de todo el mundo. Descubre los mejores consejos para el cuidado de... Ver perfil ›

11 comentarios

  1.   Ana Maria dijo

    buenas les comento que mi pequeña niña de 3 años desde hace dos dias no quiere comer pues teme atragantarse, cada vez que le llevamos el alimento a la boca llora desesperadamente y aun mas si es solido como un poco de arroz o fideo. En realidad esto me preocupa porque ella siempre ha comido muy bien y desde hace dos dias atras no lo hace , temo que se enferme o sucedan cosas peores; por favor me gustaria que me orientaran con respecto a esto y me respondieran a mi correo. Gracias.

  2.   Yacky dijo

    Mi hijo tiene 8 años y desde hace tres semanas se niega a dormir en su cuarto, no importa lo que le digamos o le expliquemos, simplemente dice que quiere estar en el mismo cuarto que mi esposo y yo, incluso ha expresado que desea que le pongamos su cama en nuestro cuarto, ya todos mis argumentos se han acabado.

    1.    Redacción Madres hoy dijo

      Hola Yacky!

      Si antes dormía en su cuarto sin problemas es posible que le haya pasado algo por lo que ya no quiere volver a dormir solo. Intenta averiguar si ha tenido una pesadilla, algún niño le ha asustado con algo o incluso si alguna vez se ha levantado por la noche os ha visto mantener relaciones sin que os deis cuenta. El sonido que se hace al tener relaciones a veces confunde a los niños y piensan que papá le está haciendo daño a mamá, entonces intentan protegerla vigilando que eso no vuelva a ocurrir y se levantan por la noche, al mínimo ruido van a ver qué pasa o incluso intentan dormir en el mismo cuarto.

      Saludos

  3.   analia dijo

    HOLA ESTOY DESESPERADA TEMGO UN NENE DE 6 AÑOS QUE HACE TRES DIAS DESPUES DE UN EPISODIO EN EL CUAL SE ATRAGANTO CON LA COMIDA, LE AGARRO TANTO TEROR QUE NO COME NADA. SOLO QUIERE LECHE CHOCOLATADA Y ALGUN QUE OTRO POSTRESITO MAS BIEN LIQUIDO, POR FAVOR YA NO SE QUE INVENTAR PARA QUE AUNQUE SEQA PRUEBE UN POCO DE COMIDA. PROBE COMIENDO YO PRIMERO Y MOSTRANDOLE QUE NO PASABA NADA, DESPUES LE HICE VER QUE SI COME DESPACION Y PORCIONES BIEN CHIQUITAS TAMPOCO,REALMENTE ME ESTA SUPERANDO Y LO PEOR DE TODO ES QUE YO CUANDO ERA CHICA ME PASO LO MISMO Y LO SUPERE CON AYUDA PSICOLOGICA, PERO NO QUIERO QUE EL LLEGUE A LO MISMO POR FAVOR NECECITO AYUDA EN SERIO ESTOY MUY ANGUSTIADA CON ESTA SITUACION Y NO SE COMO MANEJARLO, PR QUE NO LO UIERO RETAR POR QUE SE COMO SE SIENTE, PERO TAMPOCO PUEDO PERMITIRLE QUE SOLAMENTE SE ALIMENTE A LECHE, GRACIAS Y NECECITO UNA RESPUESTA MAS QUE URGENTE.

    1.    Redacción Madres hoy dijo

      Hola Analia,

      Quizá la mejor forma de hacerle superar su miedo es comenzar de nuevo con su alimentación, es decir, volver a los purés e ir aumentando la textura progresivamente hasta alcanzar a los trocitos de nuevo. Pero ante todo ten mucha paciencia y deja que vaya poco a poco, verás como lo supera ; )

      Saludos

  4.   lucia dijo

    hola, estoy muy preocupada tengo un hijo de 9 años que en el mes de Enero se atraganto con la comida, desde ese momento quedo asustado no quiere comer carne que tenga hueso, en en el transcurso del día se imagina que cualquier cosa se le pude meter a la boca para atragantarse, siempre esta pendiente de que algo tiene en la garganta. como puedo ayudarlo

    1.    Redacción Madres hoy dijo

      La mejor forma de ayudarle es familiarizándole de nuevo con la comida, con paciencia y demostrándole que si come con tranquilidad y masticando bien no tiene por qué ocurrirle nada. Puedes presentarle la comida en trocitos pequeños de momento e ir aumentándolos poco a poco, ante todo no le fuerces y, si acaso lo ves necesario, puedes recurrir a la ayuda de un psicólogo. Suerte! 😉

  5.   ssusyllu dijo

    Hola quisiera que me ayudaran mi hijo desde a los 3 años come lo mismo (come albondigas, salchichas crudas, tortas de papa, pollo con verduras, y sopas arroz) y no quiere probar cosas nuevas, en ocasiones ya se aburre de comer lo mismo pero no quiere probar ahora tiene 6 años y meda miedo que se enfermé ya que entro a la primaria y no se que darle para el recreeo, cuando le quiero dar una cosa nueva dice que no quiere y empieza a vómitar y a gritar a llorar hasta que no lo dejó

    1.    susylu dijo

      En paz y cuando salimos a la calle no se que darle ya que no hay cosas que le gusten, que puedo hacer para que mi hijo como cosas nuevas, me pueden ayudar por favor, ya que ni una Quesadilla o torta de jamón o huevo con jamón se come, AUXILIO

  6.   naty dijo

    hola mira tengo un nene de 8 anos y el otro dia se ahogo con una hoja verde y ahora tiene miedo de comer y tragar y no quiere comer nada que puede hacer?

  7.   RICARDO dijo

    HOLA TENGO A MI HIJA DE 3 AÑOS 6 MESES Y DESD HACE UNOS DIAS ATRAS SE ATRAGANTO CON UNA MIGA DE PAN LO QUE LE LLEVO AL VOMITO Y CADA VEZ QUE VOMITA POR OTRA RAZON LE DA MUCHO MIEDO Y NO QUIERE COMER SOLO TOMAR LECHE CON CHOCOLATE E INTENTADO DE TODO PARA QUE VUELVA A COMER PERO NO LO E CONSEGUIDO ESTOY MUY MUY PREOCUPADO Y NO SE QUE HACER RUEGO AL QUE ALLA TENIDO ESTA EXPERIENCIA Y LA ALLA SUPERADO CON SU HIJO QUE ME PUEDA ACONSEJAR COMO PODER AYUDAR A MI HIJA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *