El motivo de mi alegría eres tú

Sentirse en sintonía con el propio ser genera alegría, y es lo que permite sonreír, seguir y amar a otros.

Como seres humanos valorar y apreciar lo que se tiene alrededor o ante los ojos puede llevar a aceptar con más tranquilidad momentos vividos y comprender la fortuna de la que se es poseedor. Disfrutar de lo que las personas allegadas aportan, puede acercar más hacia la felicidad y estar, en definitiva, más alegres.

La libertad aporta alegría

Muchas veces uno llega a sentirse prisionero de emociones que resultan difíciles de asimilar o con la obligación de tener. Vivir la vida como viene, paso a paso, sin presiones y en libertad, es lo que verdaderamente deja fluir el propio yo. La persona nace con una venda en los ojos y debe despojarse de ella y enfrentarse a una serie de etapas, más o menos duras.

Pasar el camino aferrado al inconformismo, la desdicha y estrés diario, limita para actuar del modo anhelado y produce verdaderamente bienestar. Estar contentos, esforzarse por ver las cosas de un modo más positivo y justo, da madurez, hace crecer a la persona a nivel emocional y aporta seguridad no solo a quien lo vive, si no a quienes están cerca suya.

Una sonrisa evoca alegría

Si la persona se siente obligada a ser feliz, a sonreír, porque está mejor visto, vivirá prisionera de sentimientos encontrados y ajenos. Si la alegría se finge, se falsea con una sonrisa a medio dibujar, todo adquiere un cariz menos relevante, insignificante, injusto y se tiñe de pobre.

El estado de ánimo no ha de ser siempre bueno. Tampoco es preciso responder si uno se encuentra ofuscado o apesadumbrado. Estar alegre no es una obligación, no hay luego que forzarlo. La alegría nace en uno cuando así lo siente. La belleza de las pequeñas cosas puede no apreciarse con los ojos e incluso el que los demás no perciban ese engaño puede provocar más angustia aún.

Lo que hace feliz añade alegría

Es importante saber apreciar lo más insignificante, porque seguramente es lo que tiene más valor.

Cada persona puede elegir cuando mostrar o no sus sentimientos. Hay personas más introvertidas que otras, que pese a encontrarse feliz y a gusto en determinadas situaciones prefieren mostrar un rictus serio que parece ajustarse a todo. Otras personas sonríen constantemente y su mundo interior llora.

Los seres humanos se mueven entre la razón y la pasión, entre el bien y el mal, el dolor y el amor. La alegría se produce en muchos momentos. Es importante saber apreciar lo más insignificante, porque seguramente es lo que tiene más valor. Los gestos más simples suelen traer más dicha a una persona, que uno de los regalos más caros. Ser consciente de ello permite enlazar una emoción placentera.

Encontrarse pleno permite a la persona aspirar a todo, enfrentarse a nuevos restos, sentirse capaz de luchar y lograr las metas propuestas. Una persona alegre arrasa con la vida y contagia ese estado. Estar con alguien que sonríe, que trasmite buenas vibraciones, da paz y energía.

El motivo de alegría

Todo debe brotar del interior, abrirse sin miedo a que otros juzguen, intuyan o conozcan. En muchas ocasiones aterra que otros puedan herir si llegan a profundizar en las propias emociones, las que se creían bien ocultas, si descubren qué causa la felicidad… La alegría ayuda a socializar, temer a que lleguen a la vida de uno, impide crear vínculos.

La alegría permite disfrutar de mayor calidad de vida, que se viva más intensamente el día a día. El motivo de alegría de cada uno es diferente para cada persona, puede ser un familiar muy íntimo y cercano, una persona que está por nacer, un viaje, una examen aprobado, una enfermedad superada, una unión, un “mamá“,  un beso… Sin embargo, todo esto lleva a deducir que el protagonista de estas acciones está receptivo a sentirse bien consigo mismo y se encuentra en un equilibrio mental idóneo.

El trabajo es llegar a ver al final del día todo lo bueno que ha ocurrido, festejar todo lo que suceda y darle su lugar, sin miedos, sin pensar en el futuro ni en lo que pueda venir. Disfrutar cada momento, abrazar la vida, amar lo que está en el preciso instante y quererse. El motivo de alegría de cada uno también es uno mismo. Sentirse en sintonía con el propio ser es lo que permite sonreír, seguir y amar a otros.

Cuando todo parece estar oscuro, pensar, darse un margen de tiempo y hacer cambios en la vida puede resultar, para comprender qué puede desaparecer o perderse. Ocurren situaciones que por su gravedad dan un portazo a ciertas actitudes y permiten que todo tome otra dirección, la adecuada para no desperdiciar el tiempo en miedos, frustración, angustia, enfado…, a veces por cosas pasadas que no tienen solución. Mirar al presente es sabio y maduro. Agradecer a la vida vivir, es una norma inteligente.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Aprendizaje

Ana María Longo Silva nació en Bonn (Alemania) en 1984 y es hija de padres gallegos y emigrantes. Licenciada en Pedagogía en 2006 por la Universidad de Santiago de Compostela, también posee formación en coaching y liderazgo personal, psicología infantil, inteligencia emocional y trastornos emocionales. Colaboró en Woman Actitud, donde destaca el artículo “Vivir”, publicado en 2015. Entre 2007 y 2016, ha realizado trabajos esporádicos como cuidadora infantil y profesora particular, por lo que los niños han sido y son un referente en su vida. Amante del cine, la música y viajar, Mommy: amor en uso es su primer libro editado. Le sigue Mamá...: ¡Teta! Lactancia materna. Actualmente, reside en Palma de Mallorca. Está casada y es madre de una preciosa bebé, quien le ha despertado el deseo y el valor para publicar. Actualmente también es redactora en la revista Bekia y colabora en el blog Madres Hoy, publicando sobre temas de maternidad, una temática que le fascina y a la que dedica el tiempo completo. Con su trabajo quiere apoyar y ayudar a madres primerizas y futuras madres. En cuanto a sus proyectos, tiene pendiente publicar un libro sobre el comportamiento humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.