El niño deja de respirar al llorar

llorar

Una muestra en un niño de  querer algo y no poder conseguirlo, es ponerse a llorar y no parar hasta no haberlo hecho. Sin embargo, hay bebés que no paran, incluso hasta que llegan a perder el aliento, cada vez, su llanto es más enérgico, su cara se vuelve azulada, dejan de respirar, pierden el conocimiento…estas situaciones, es una crisis de nervios para los padres.

Cuando un niño se siente molesto, su ira se genera dentro de sí, es entonces cuando comienza a hiperventilarse y tomar el color azul del rostro, incluso dejar de respirar hasta perder el conocimiento. Esto genera convulsiones y su cuerpo queda rígido.

Es una gran desesperación ver a un niño en esta situación, la cual, no dura más de un minuto, pues pasado este tiempo, el bebé continúa respirando de forma natural, pero ese corto momento se hace interminable y eterno. Esta falta de oxígeno no causa lesiones en el cerebro, incluso si nos vemos desesperados y queremos realizarle la respiración artificial, ni siquiera nos dará tiempo, pues comienza a respirar nuevamente.

Esta reacción, se puede convertir en hábito que ellos mismo desarrollan para conseguir lo que se proponen, aunque no todos los bebés reaccionan así.

A partir del 10º mes, es cuando el niño comienza a hacer estas acciones, pues es una edad en la que ya sabe lo que desea y puede llegar hasta los 4 años. Los pediatras, inciden en que esto puede ser hereditario, pero más tranquilidad para los padres, es que desaparece de forma espontánea con el tiempo.

Más información – Las rabietas

Fuente – Web del bebé


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *