El niño vuelve a hacerse pis encima

En el niño este tipo de logros, como mear solo en el orinal, son provisionales, y debe seguirse trabajando durante unos años.

Es frecuente que los padres se frustren cuando su hijo logrado hacer el pis en el orinal vuelve a hacérselo encima. En ocasiones es difícil adivinar el motivo y el modo de abordarlo. Vamos a conocer los motivos de este retroceso y qué pueden hacer los padres para enfrentarse a la inesperada situación.

El niño que ya no lleva pañal

Los padres que han conseguido quitarle el pañal a su hijo se sienten tremendamente felices y consideran que esa importante tarea está resuelta con éxito. No en todos los casos es algo sencillo. Es frecuente que los padres estén preparados para ese momento pero el niño no y sea ahí cuando el proceso se retrase en el tiempo. El niño debe verse maduro emocionalmente para afrontar el proceso si no será infructuoso.

De un modo racional los padres deben comprender que este tipo de logros son provisionales. Hasta los 5 o 6 años el niño podrá tener retrocesos y no significa que se hayan hecho mal las cosas, sin embargo ocurre. Los padres no deben desesperarse y evitar reprenderle diciéndole que ya no es un bebé o que ya es mayor para hacer según qué cosas. Los progenitores han de estar ahí y apoyarle sin hacer que el niño se angustie.

El niño sin pañal que vuelve a hacerse pis

En ocasiones mearse encima es una llamada de atención como expresando que quiere tener más mimos y contacto con sus padres.

La acción de que el niño vuelva a hacerse pis puede ser porque aún no esté preparado y se niegue o por otras circunstancias puntuales. No obstante sucederá durante varios años. El niño irá sin pañal aunque podrá hacerse pis encima y descontrolarse cierto tiempo. En este momento y como padres hay que buscar la solución más cómoda para el niño.

Si bien es cierto que se dice que una vez retirado el pañal se aconseja no volver a ponerlo. Pero esta no es una ley fija. Si de noche o en algún momento del día el niño se siente más tranquilo con el pañal y sus pérdidas son muy frecuentes no pasa nada por ponérselo. Recordemos que el pañal por la noche se quita más tarde que el de día y los niños suelen tener pérdidas bastantes años.

Seguramente al volver a hacerse pis encima, el niño está expresando algo. Se llama regresión y aunque se acentúa a los 3 años, puede darse poco antes. El niño se comporta como un bebé, le aterra hacerse mayor y ver las responsabilidades que le sobrevienen, pide chupete cuando ya no lo usaba… Los cambios, tanto por empezar la guardería, el nacimiento de un hermano, una mudanza, el destete, la separación de los padres…, descolocan al pequeño. Los padres son quienes mejor conocen a su hijo y pueden encontrar el problema. Otras veces solo es una llamada de atención como expresando que quiere tener más mimos y contacto con sus padres.

¿Qué hacer como padres?

Los padres no han de creer que el niño tiene algún problema de desarrollo o que ellos no lo están enfocando bien. Simplemente el niño está aprendiendo y todavía es pequeño. El trabajo con el menor debe continuar. Es un error desesperarse, rendirse y enfadarse, sino solamente se logrará generar miedo e inseguridad. Lo mejor es asumir que estos cambios serán por un tiempo.

Los padres deben respetar el ritmo evolutivo de su hijo. Ningún niño dejará el pañal a la misma edad, por lo que no vale de nada compararle con otros. Lo mismo cuando vuelva a hacerse pis. La paciencia es esencial en este tipo de enseñanzas. Con castigos y enfados se ralentizará el aprendizaje. El niño debe ver a sus padres como apoyo y cómplices. El cariño y afecto hacia el infante son los actos que darán frutos.

La motivación y el contacto diario con el pequeño son los que le hacen tener más autoestima. El decirle que puede, que no ocurre nada y que se tome su tiempo le proporcionarán tranquilidad. El niño requiere la mano de sus padres para avanzar porque como los adultos puede sentirse agobiado o estresado. Necesita sentirse seguro, protegido y pasando tiempo con sus padres. Así podrá desarrollarse positivamente y relacionarse con el mundo que le rodea.


Categorías

Desarrollo

Ana María Longo Silva nació en Bonn (Alemania) en 1984 y es hija de padres gallegos y emigrantes. Licenciada en Pedagogía en 2006 por la Universidad de Santiago de Compostela, también posee formación en coaching y liderazgo personal, psicología infantil, inteligencia emocional y trastornos emocionales. Colaboró en Woman Actitud, donde destaca el artículo “Vivir”, publicado en 2015. Entre 2007 y 2016, ha realizado trabajos esporádicos como cuidadora infantil y profesora particular, por lo que los niños han sido y son un referente en su vida. Amante del cine, la música y viajar, Mommy: amor en uso es su primer libro editado. Le sigue Mamá...: ¡Teta! Lactancia materna. Actualmente, reside en Palma de Mallorca. Está casada y es madre de una preciosa bebé, quien le ha despertado el deseo y el valor para publicar. Actualmente también es redactora en la revista Bekia y colabora en el blog Madres Hoy, publicando sobre temas de maternidad, una temática que le fascina y a la que dedica el tiempo completo. Con su trabajo quiere apoyar y ayudar a madres primerizas y futuras madres. En cuanto a sus proyectos, tiene pendiente publicar un libro sobre el comportamiento humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.