El origami en los niños

El origami en los niños

El origami, es un arte milenario, el cual, es originario de Japón que consiste en plegar y doblar un papel, dando lugar a una figura. Estas figuras, en ocasiones son sencillas, pero también las hay de lo más complicadas. En este procedimiento no se utilizan tijeras, ni pegamento… solo se trata de la habilidad para trabajar el papel. Las figuras que se crean, son casi siempre inspiradas en la naturaleza: árboles, frutas, animales…

El nombre proviene de la palabra Oru (doblar, plegar) y Kami (papel). En España, se le llama papiroflexia o cocotología (en este caso, proviene de la palabra francesa “cocotte” que significa pajarita).

El realizar este arte, también le encanta a los niños, incluso se introdujo dentro de la educación escolar japonesa en el siglo XIX. ¿A qué niño no le gusta un pajarito de papel?, sin embargo, el propósito de introducirlo en la escuela japonesa, no era otro que enseñar las figuras geométricas. Para tener un mayor atractivo en los niños más pequeños, el papel, era de color. Esta práctica aporta muchos beneficios como:

Incentivar la imaginación y fomentar la expresión artística, ya que el niño, cuando tiene sus conceptos ya aprendidos, realiza sus propias ideas y crea sus propias figuras

La autoestima se refuerza, ya que cuando el niño ve hecha su idea en el papel, ve su objetivo cumplido, además de las alabanzas que recibe

Se desarrolla la destreza y la atención, ya que doblar el papel, requiere máxima precisión y exactitud, además de mucha concentración al trabajar. Al mismo tiempo, se ejercitan las manos, se masajean los dedos y favorece la coordinación

Mas información  – Madres hoy

Fuente – Web del bebé


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *