El papel de la mujer y madre en la sociedad…: ¡siempre pisando fuerte!

Mujer se manifiesta por su libertad pintándose la cara con colores arcoiris.

Hoy en día se escuchan muchas voces que respaldan y acompañan a la mujer y madre. La mujer es un ser esencial dentro del entramado de la sociedad y pisa fuerte.

En el siglo en el que nos encontramos cada vez que se escucha el término “mujer” pensamos en lucha, fortaleza y trabajo. A lo largo del tiempo se han referido cualidades en torno a la mujer que han ido avanzando a su favor, no obstante, siguen existiendo muchos obstáculos que salvar. A continuación, y dado el día de la mujer por excelencia, hablemos más acerca del papel de la mujer y madre en la sociedad.

Mujer y madre

Algo que no cambia con el tiempo es la adjudicación que se le hace a la mujer respecto al papel que desempeña en la sociedad. Cierto es que ya no es tan cerrado y unidireccional el rol que toma ante ciertas tareas, sea porque se le han atribuido tradicionalmente o porque ella misma considera que son de su responsabilidad. El estigma que lleva detrás la mujer es el de ser siempre la parte que debe luchar por sus derechos, por hacerse oír, por denunciar las injusticias. Es de justicia afirmar que este trabajo no debe pertenecerle solo a ella.

Hoy en día muchas voces respaldan y acompañan a la mujer. Ella es un ser esencial dentro del entramado de la sociedad y pisa fuerte. Desde el principio de los tiempos la mujer era dueña de las tareas del hogar y de la responsabilidad de la crianza de sus hijos. Eso es algo que sigue imponiéndose en un alto porcentaje de mujeres, no obstante, no es algo tan extremista. Hoy en día el hombre se implica más en estos temas: comparte el aspecto educativo y de cuidado con la madre al respecto de sus hijos.

Las facetas de la mujer

Madre disfruta de tiempo libre con su hijo.

La mujer y madre desea disfrutar de tiempo con sus hijos, algo que supone trabas profesionales.

La mujer suele echarse todo a la espalda. Quizás sea algo inherente a su personalidad, quizás el paso del tiempo ha hecho costra en el pensamiento y actitud de muchas de ellas. Todavía hay generaciones que siguen actuando en base a situaciones pasadas por lo que queda mucho por educar y cambiar en la sociedad tanto en el futuro hombre como en la futura mujer. Existen muchos culpables en el tema y es conveniente mirar hacia el interior y hacer modificaciones profundas de pensamiento antes que de actos pública y estéticamente correctos.

En cuanto a la mujer se quiere y se espera de ella que sea absoluta y capaz en todo. La mujer también posee su parte profesional y activa fuera del hogar y desea que se la escuche y vea, por lo que ha de luchar nuevamente por demostrar su valía, con ello sacrificando aspectos de su vida como madre. La madre que trabaja dentro y/o fuera de casa entiende que debe estar al máximo porque eso es lo que siempre se ha esperado de ella, muchas veces sin ni siquiera unas palabras de aliento.

Luchar sin renunciar al amor propio

La mujer y madre que trabaja en su hogar, en empresas o negocios, no se amilana ante determinadas actitudes machistas o injustas que ve a diario. El salario, la vestimenta, su condición sexual… llegan a ser aspectos por los que se la infravalora o ningunea. Su imagen es un arma de doble filo, exigiéndole belleza e insultándola y agrediéndola por ello. La mujer es un completo que todavía no ha recibido su merecido lugar. Se espera además de ella que sea pareja, fiel, entregada, cariñosa…, lo mismo que hija, hermana o amiga. Con todo esto ella no debe obviar su propio estado: la confianza en sí misma. La prioridad es ser feliz y actuar en base a los propios ideales.

Debe existir reciprocidad y ayuda hacia su persona. Que sean tan elevadas las expectativas hacia la mujer en todas sus facetas, la deja en ocasiones sin fuerza, estresada, angustiada y sola. La salud emocional de la mujer peligra diariamente cuando quiere llegar y muchas veces no logra hacerlo. Ser una buena madre, amante, profesional o simplemente mujer, es agotador y tristemente poco gratificante. Pese a su fuerza, la mujer debe aprender a ser ella misma y a seguir su instinto. Queda mucho por construir y luchar, afortunadamente existe un frente fuerte y unido por el fin.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.