El papel del padre en la lactancia

Un padre y su hijo

Cuando hablamos de lactancia materna nos solemos referir siempre a la madre y a todo lo que ella tiene que hacer o debe sentir junto con el bebé, pero, ¿qué pasa con el padre? El padre es una parte muy importante que no debe quedar olvidada puesto que también es necesario que tenga un papel activo en todo este proceso. La lactancia materna es importante y se crea un vínculo especial entre madres e hijos, pero el padre no debe quedar excluido.

El padre puede coger al bebé para que eructe, le puede preparar un biberón con leche materna en caso de que la madre no pueda darle el pecho en un momento determinado y que él también se preocupe por establecer un buen vínculo entre padre e hijo.

Pero, ¿alguna vez ha pensado lo que hace el padre mientras la madre está amamantando? Normalmente mientras la madre se dedica a alimentar al bebé el papel del padre también resulta fundamental. Puede estar preparando la comida, limpiando la casa, puede salir a hacer unos recados, puede estar trabajando haciendo horas extra para tener más dinero a final de mes, etc. Son muchas cosas que el padre también hace por y para la familia.

Pero además, el padre también hace cosas que deben ser valoradas como por ejemplo:

  • Ser solidario y atento, sabe que la lactancia es un trabajo duro y por eso hace otras tareas y se preocupa porque ella esté cómoda.
  • Se asegura de tener contacto con su bebé (piel con piel), en el baño, abrazándole, leyéndole o cantándole.
  • Pasa tiempo con el bebé para que la madre pueda descansar de vez en cuando.
  • Da el biberón con leche materna siempre que es necesario (como a mitad de la noche para que la madre también pueda descansar).
  • Es paciente en temas como el sexo, sabe que puede ser incómodo para la mujer hasta que ella se sienta segura.

Y si tu pareja es padre y no hace estas cosas, ¡anímale a leer este artículo!


Categorías

Familia

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Macarena dijo

    Hola María José, desde luego que la corresponsabilidad doméstica es determinante, porque criar es muy duro, y criar amamantando a demanda aún es más. Como anécdota puedo contar que con la pequeña recién nacida, mi pareja había días que me tenía que poner la cuchara (literalmente) en la boca, pues amamanté unos meses en tándem, y tenía los dos pechos y los dos brazos ocupados.

    Gracias por haber de un tema tan importante.

  2.   olegoana dijo

    ¿y los/as abuelos/as qué? Desde alguna CCAA surgen iniciativas para ampliar sus derechos en las leyes que regulan los derechos de conciliación ¿es necesario?¿es prioritario a lograr permisos iguales e instranferibles para mujeres y hombres? Algunos derechos ya tienen: reducción de jornada o excedencia …http://goo.gl/FZgu0r

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *