El paraíso que no ve nacer a sus bebés se llama Fernando de Noronha

Nacimientos Fernando de Noronha

¿Imagináis vivir en un sitio en el que no nace nadie? no me refiero a que no hay bebés o niños, sino a que no es allí dónde nacen, porque no pueden, y ahora os explicaré un poco más sobre este hecho… Ocurre desde el año 2004 en un archipiélago brasileño llamado Fernando de Noronha: tiene apenas 3000 habitantes, y el número de nacimientos anuales (si ocurrieran allí) sería de 40 aproximadamente. El lugar está considerado Patrimonio de la Humanidad.

El sistema de salud en Brasil, decidió prescindir de la maternidad, por motivos económicos, al parecer se consideraba inviable mantener la estructura y el personal necesarios: médico y anestesista se desplazaban varios cientos de kilómetros cada vez que una mujer se acercaba a la fecha prevista de parto, por si era necesario realizar una intervención.

En la actualidad, hay quien denuncia una supuesta ‘violación al derecho de nacer’, porque las mamás se deben desplazar a partir de la semana 34 de gestación hasta Recife, la capital del estado de Pernanbuco, a 545 kilómetros. El único beneficio que obtienen estas mujeres y sus parejas es que les es abonado el viaje de ida y vuelta en avión; además el estado cubre alojamiento, manutención y transporte, gastos que en ocasiones deben ser reclamados.

El documental de Alan Schavarsberg “Nadie nace en el paraíso” ha dado a conocer esta realidad que obliga a la mujer embarazada a separarse de su entorno y de sus redes de apoyo por varias semanas. No es que las obliguen oficialmente a marcharse, ya que según hemos leído han habido intentos de costear conjuntamente gastos para un médico privado que pudiera atender partos, sin embargo, se las intenta disuadir.

Resulta ser un tema político que en la práctica es traumático para las futuras mamás (aunque las autoridades se empeñan en desmentir esto último). El caso es que aunque es un asunto de actualidad, tampoco se levantan muchas voces, debido al miedo a posibles represalias; pensemos por un momento en la situación de dependencia de Fernando de Noronha respecto al continente, en lo que respecta al suministro de alimentos, agua potable, medicamentos y otros objetos de uso / consumo diario; quizás esto podría justificar las resistencias a quejarse o denunciar esta importante carencia.


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *