El peligro de las infusiones durante el embarazo

Infusiones

Las infusiones de hierbas son una fantástica solución para cuando tenemos algún problema o molestia y deseamos solucionarlo de alguna forma natural. Claro que durante el embarazo todo cambia, en el vientre materno crece un pequeño bebé que puede sufrir algún que otro daño si no tenemos cuidado. Aunque parezcan inofensivas, las infusiones de hierbas pueden causar daños tanto al bebé como a la madre.

¿Se pueden tomar infusiones durante el embarazo?

Sí, pero no todas. Recuerda que muchos medicamentos provienen de hierbas y, por tanto, debemos informarnos bien antes de consumirlas. Algunas pueden afectar durante el periodo de lactancia, otras pueden incluso provocar un aborto o parto prematuro. Generalmente, estas hierbas no se deben tomar en modo de infusión pero sí como condimento en las comidas. De todas formas pregúntale a tu médico antes de tomar nada y así podrás estar más tranquila.

De entre las más comunes ¿Cuáles no debo tomar?

Las infusiones más comunes suelen ser la manzanilla, la tila, la infusión de jengibre, el tomillo, la menta o el té verde. La infusión de jengibre, por ejemplo, se puede tomar moderadamente a inicio del embarazo para reducir las náuseas, en cambio está desaconsejado en los meses finales del embarazo porque podría provocar un parto prematuro.

  • ¿Puedo tomar infusiones de hojas de frambuesa?

La infusión de hojas de frambuesa suele ser recomendada como un tónico para el útero y se aconseja beberlo, previa consulta al médico, durante las últimas semanas del embarazo.

  • ¿Cómo puedo saber si una infusión es peligrosa para el embarazo

Si sueles disfrutar de este tipo de infusiones, debes prestar atención y no beber aquellas que no conoces. Para esto siempre debes consultar de antemano con tu obstetra antes de ingerir nada.  Lo más recomendable es que prepares infusiones con hierbas ya conocidas y aprobadas por tu obstetra, y si estás algo cansada de ellas, ten en cuenta que puedes mezclarlas entre sí o bien agregarle algún condimento como canela, clavos de olor, miel o raspadura de limón, para cambiar su sabor.

Más información – Anemia en el embarazo, cómo detectarla

Foto – Fashion cooking


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *