El primer año del bebé

El primer año del bebé, es un lapso de vida más que importante, durante el cual se producen una serie de cambios más que significativos. Si bien las modificaciones que más se visualizan son las relacionadas con el movimiento y el habla; existen una serie de variaciones mentales, que determinan crecimientos muy significativos para el resto de la vida.

En tanto el niño escucha, ve o reconoce, está desplegando importantes habilidades, aunque de manera inconsciente. Por ello, la recomendación de médicos y demás especialistas de la salud, se resumen en interactuar activa y dinámicamente con el menor. De qué manera,… cantando, leyéndoles, o simplemente, contándoles cosas cotidianas. El bebé no solamente que escucha, sino que es capaz de seguir a su interlocutor con la vista.

Estos momentos, son decisivos en la aprehensión del entorno, de las personas cercanas y de las palabras que las mismas utilizan para comunicarse. Lo mismo ocurre con la faceta motriz, la cual es generalmente alentada a través de juegos tales como arrastrar, rolar o simplemente, desplazarse de manera libre.

La interacción entre el niño y el adulto que lo acompaña, es fundamental en el establecimiento de dichos aprendizajes y conocimientos, los cuales, se aplicarán en el resto de la vida, incluso en la adultez. Es cierto que estos son conocimientos básicos, pero en ellos se apoyan los demás conocimientos de la vida.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *