El sueño del bebé

Las malas noches que los bebés hacen pasar a mamás y papás, sobre todo, el principio de nacer, dan como resultado, esas ojeras y cansancio. Muchos bebés no duermen durante la noche y en el día, son bellos durmientes.

El acostumbrarse a la rutina del sueño, no es nada fácil para estos seres tan pequeñitos que comienzan una nueva vida, a la cual, se deben de enfrentar en todos los aspectos, sueño, alimentación, respiración… es un largo proceso que a algunos les cuesta más que a otros y el cual, dura varios meses. Cuando estaba en la barriguita de mamá todo era oscuridad y ahora, en el exterior, hay día y noche, en la cual, en esta última, es cuando hay que dormir.

Hemos de ser comprensivo en esto y no desesperar, pues un bebé, no se puede acostumbrar a dormir ocho horas como lo hace un adulto y durante el día estar despierto. Los horarios del sueño son mucho más largos, pero partidos en las 24 horas que tiene el día. Un bebé duerme de 16 a 18 horas aproximadamente, distribuyéndose en 6 o 7 partes que suelen durar 2 o 3 horas.

Cuando un bebé interrumpe, una de las causas, puede ser porque necesita alimentarse, por lo tanto, el hambre le hace despertarse. Su pequeño estómago, necesita llenarse varias veces al día, ya que necesita vitaminas, proteínas y minerales en cantidad, pues no para de crecer y su alimentación consta exclusivamente de leche materna o de fórmula.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *