El temor de los niños

Cuando un niño se encuentra en la etapa de los 2  a los 8 años, los temores y miedos, suelen ser comunes, los cuales, se basan casi siempre en los genes, pero la mayoría de ellos, son debidos a malas experiencias que ellos mismos han vivido y experimentado.

En cuanto a la genética, el miedo a la oscuridad, personas extrañas, el colegio, los fantasmas, quedarse solo, romper su rutina… se podrían decir que son naturales, sin embargo, los de las malas experiencias, puedes ser debidos a accidentes con algunos elementos como las mascotas, insectos, agua ( piscina, mar, bañera…), altura (toboganes, escaleras…). Todo esto no ha de preocuparnos, pues es normal que el niño tenga miedo a algo, esto se va superando con el tiempo, pero ante todo, se ha de tener especial cuidado, ya que puede suponer limitaciones en su desarrollo, por ejemplo, una limitación importante es que no quiera pasear o jugar, a ello, hemos de poner remedio, pues es una limitación en su relación social.

Hay padres que obligan a los niños a enfrentarse a sus miedos, pero esto puede suponerle demasiada angustia, hasta llegar a convertirse en fobia para él. Quizás para los adultos carezca de importancia ese problema, pero para un niño sí la tiene. Podemos optar por explicarle y convencerlo de que eso no es así, intentar motivarlo, pero nunca obligarlo. Una forma de que acepte, es poniéndose en su lugar para que vea que no ocurre nada.

Hemos de tener en cuenta que un niño tiene una fantasía ilimitada, por ello, es difícil que la separe de la realidad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *