El temperamento en la infancia

Uno de los aspectos mas llamativos que los padres perciben de sus hijos desde el nacimiento, es su estilo de comportamiento.

A traves de charlas con amigos y familiares, los nuevos padres pronto se daran cuenta de que los bebes varian en su nivel de actividad, en su tendencia a la irritabilidad, en su facilidad para la risa y la sonrisa, en su grado de sociabilidad y en la intensidad y rapidez de sus reacciones ante los estimulos, entre otras cualidades.

Como los padres intuyen, muchas de las caracteristicas temperamentales se hacen manifiestas muy pronto en la vida y mantendran un moderado grado de estabilidad a lo largo del ciclo vital.

El temperamento se refiere a las diferencias individuales en las tendencias a expresar y experimentar las emociones, asi como en la capacidad de autoregular la expresion de tales tendencias. Estas diferencias individuales de origen constitucional estan influidos a lo largo del tiempo por la herencia, la maduracion y la experiencia.

Asi podemos considerar “temperamentales” aspectos del comportamiento tales como el nivel de actividad e impulsividad, emociones como el placer, la risa y la sonrisa, el miedo, la timidez, la ira/frustracion y la tristeza.

El valor positivo o negatuvo atribuido a las caracteristicas temperamentales estaran en funcion al grado de ajuste entre tales rasgos y las espectativas y demandas del medio ambiente. El temperamento es la base de la personalidad futura y tiene contribucion significativa para el desarrollo individual.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *