El test de Apgar puede ser un herramienta útil para predecir la salud de la madre

El test de Apgar puede ser un herramienta útil para predecir la salud de la madre

La puntuación del test de Apgar sirve para evaluar la condición de un bebé al nacer. Investigadores del Hospital St. Michael en Toronto, Canadá, han descubierto que esta prueba rutinaria también puede ser una herramienta útil para predecir el riesgo para la madre de ingresar en la UCI tras el parto.

La puntuación de Apgar es una medida universal realizado por los profesionales que atienden el parto. Esta puntuación, que se obtiene un minuto después del nacimiento y otra vez a los cinco minutos, fue diseñado para evaluar rápidamente la condición de un recién nacido y determinar si necesita atención médica inmediata.

El test de Apgar mide 5 variables, otorgando de  0 a 2 el aspecto (color de la piel), el pulso (frecuencia cardíaca), la respuesta (reflejos),  la actividad (tono muscular) y la respiración del recién nacido (velocidad y esfuerzo de respiración). Una puntuación normal se considera que es 7 o superior. Un puntaje intermedio es de 4 a 6 y una baja puntuación es de 0 a 3.

Relación en la salud del recién nacido y la salud de la madre

La salud de un bebé y su madre están inextricablemente vinculados durante todo el embarazo y el parto. Sin embargo, ninguna de las herramientas actuales que se utilizan para evaluar el riesgo de el riesgo de morbilidad materna extrema (mujer en estado crítico que necesita traslado a una unidad de cuidados intensivos tras el parto) se han tenido en cuenta la salud de su bebé.

Los investigadores examinaron los registros de salud de más de 600.000 nacidos vivos en Ontario entre 2006 y 2012 y encontraron una “muy fuerte relación” entre la puntuación de Apgar de un bebé y si su madre fue ingresada en la UCI después del parto.

En una carta de investigación publicada en la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, el Dr. Joel Ray, autor principal del estudio, escribió que entre las madres cuyos bebés tenían un Apgar normal a los cinco minutos después del nacimiento, el 1,7 por 1.000 de las mujeres fueron ingresadas ​​en la UCI. También informó que cuando la puntuación de Apgar cayó en el rango intermedio, 12,3 de cada 1.000 madres fueron ingresadas ​​en una UCI, y que cuando la puntuación de Apgar del recién nacido estaba en el rango bajo, la tasa de ingreso en la UCI de la madre subió al 18,2 por 1.000.

El estudio encontró que las madres cuyos bebés tenían una puntuación de Apgar baja tenían un riesgo nueve veces mayor de ingreso en la UCI que aquellas cuyo bebé había tenido un Apgar normal, incluso después de tomar en cuenta la edad de la madre, el número de partos anteriores, la situación económica y si tenía ciertas condiciones de salud crónicas. Las madres cuyos bebés tenían una puntuación de Apgar intermedia tuvieron 6,5 veces mayor riesgo de ir a la UCI que los que tenían un Apgar normal. También encontraron que las madres que requirieron ventilación mecánica en la UCI  eran 18 veces más propensas a haber tenido un bebé con una puntuación de Apgar baja.

“Nuestro estudio muestra que una métrica universalmente disponible para los recién nacidos -la puntuación de Apgar- proporciona una aplicación prometedora y novedosa también para las madres”, dijo el Dr. Ray. “Como mínimo, se confirma que, incluso después de su nacimiento, la salud del bebé y la madre permanecen íntimamente vinculadas”.

Este estudio ha sido publicado en la revista JAMA Pediatrics.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *