El valor de la lealtad en los niños. ¿Cómo inculcarlo?

Ser leales desde pequeños

¿Qué entendemos por el valor de la lealtad? Pues bien, se trata del respeto pero también de la comprensión y de la confianza además de otros muchos que debemos tener siempre en cuenta en nuestra vida. Por eso es muy importante que desde pequeños, nuestros hijos también aprendan a descubrir dicha importancia. Porque solo así podrán tener unas relaciones mucho más sanas con la gente que les rodea.

Es otro de los pasos básicos para poder relacionarse con sus compañeros, de ahí que cuanto antes comprendan el valor de la lealtad será mucho mejor para todos. Es cierto que no siempre es sencillo porque este valor en ocasiones se rompe o no se llega a cumplir. Aún así, debemos hacer que nuestro esfuerzo por inculcarlo merezca la pena y seguro que lo vamos a lograr.

Comenzar por el valor de la lealtad en uno mismo

¡Cuántas veces no somos leales ni a nosotros mismos! Pues todo empieza en uno, como bien sabes. Así que, el primer paso para poder reflejar las enseñanzas en los demás es hacer la práctica con nosotros mismos. Debemos enseñar a nuestros hijos que deben ser fieles consigo mismo, que deben enfocar sus metas para poder conseguir todo aquello que se proponga. Es una manera para que poco a poco no tengan que renunciar a sus sueños sino hacerles entender que todo merece la pena tras el esfuerzo. De ahí que tiene que cumplir con obligaciones y con las promesas que lance. Pero eso sí, siempre respetando los valores de las instituciones o de las causas que se nos pongan por delante.

Cómo enseñar lealtad a nuestros hijos

Demostrar respeto así como fidelidad

Otra de las partes del valor de la lealtad es saber, o aprender, a demostrar respeto y fidelidad a los demás. En esto caso, los peques tienen que saber que cuando alguien nos ayuda de una manera desinteresada, ya sea las veces que sean, entonces les debemos ya mucho. No hablamos de nada material sino de esa lealtad que es tan necesaria en las relaciones personales. Por lo que cuando nos sentimos tan protegidos debemos responder de la mejor manera posible.

Cumplimiento de las normas

Una de las mejores maneras en las que podemos entrenar el valor de la lealtad es poniendo una serie de normas o tareas de cada día. Así les enseñaremos a ser obedientes, disciplinados y como no, leales al resto de la familia. Porque es una manera de ayudar, sin que les cueste (aunque en ocasiones sí que les costará más de lo que pensamos) y si es así, también formará parte del aprendizaje. Hasta que consiga salir de ellos mismos el poder realizar las tareas asignadas para mostrar ese respeto por su familia.

El valor de la lealtad

Demuéstrales que confías en ellos

Cuando van cumpliendo años, una manera de mantener la confianza y la lealtad es delegando en ellos. Siempre iremos paso a paso y con tareas sencillas pero confiando en ellos y no controlando todo al milímetro. Ellos lo notarán y se sentirán mucho más cómodos. Pero debemos cumplir con nuestra palabra porque en eso también se basa otro de los valores de la lealtad. Son los pequeños gestos los que realmente dan valor a una palabra tan especial como es la lealtad. Por lo que la confianza debe ir ganándose y esto también lo deben entender. Cuando no compartáis las mismas ideas, pregúntale que haría él o ella en una circunstancia concreta.

Ayúdales a ser comprensivos para entender el valor de la lealtad

Como sabemos cada persona tiene una personalidad muy marcada, pero desde pequeños también vamos absorbiendo lo que vemos en casa y lo que escuchamos. De ahí que si nos ven ser comprensivos con otras personas, entenderlas y darles consejos, seguro que nuestros hijos lo tomarán como base de aprendizaje. Si bien lo hacemos con los demás, también haremos lo propio con ellos. Es una manera de enseñarles a ayudar a quienes realmente lo necesiten. Al mismo tiempo de que estarán pendientes o atentos a las necesidades que tienen las personas que los rodean, como son sus amigos o su familia. De este modo, si lo van viviendo desde pequeños se darán cuenta de que cada persona cuenta con una serie de debilidades pero también con numerosas fortalezas a tener en cuenta.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)