Embarazo en verano

embarazada en verano

Cuando una mujer se queda embarazada normalmente no cuenta con los meses de verano en los que la pesadez de piernas, el cansancio y los picores son mucho más comunes en ellas, aunque tomando algunas medidas se pueden disminuir en consideración.

Suele pensarse que una mujer embarazada en pleno verano lo tiene que pasar mal, con el calor, los pies hinchados…aunque hemos de decir que realmente estar embarazada en estas fechas casi son todo ventajas y os diremos el porqué. 

Este tiempo es de calor, así que no hay que decir que se pasa calor y si una mujer suele tener la tensión baja durante el embarazo, le costará mucho despegarse de la sombra y de estar tumbada. Es una de las mejores épocas para aprovechar las vacaciones, relajarse y descansar antes de la llegada del bebé.

El bolsillo también va a notar el embarazo en  verano ya que no necesitaremos tanta ropa de premamá, sobre todo si estamos en los últimos meses. Vasta con algunos vestidos sueltos que incluso podremos reutilizar de los que ya tenemos en el armario.

embarazada en verano

En la alimentación sabemos que en esta etapa hay que cuidarse más, pero seamos sinceras…en verano, embarazada, donde los quilos de más pasan desapercibidos… ¿Quién no va a aprovechar para comer helados? Las ensaladas y las frutas en esta época son ideales y apetecen mucho más que en invierno.

Si decidimos viajar lejos y en coche tenemos que parar cada dos horas, andar al menos unos diez minutos y aprovechar para ir al baño. Intentar viajar al amanecer o al atardecer para evitar las horas fuertes de calor es importante si queremos tener un viaje agradable y poder disfrutar de él sin pensar tanto en la hora de llegada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *