Embarazo múltiple

gemelos

La llegada de un bebé, conlleva mucha dedicación a esa nueva personita que comienza a llenar nuestras vidas, esta requiere cuidados, desvelos, estrés… pero si la llegada no es de uno, sino de dos, estas situaciones se vuelven más complicadas, ya que el trabajo se hace doble. Si los padres son primerizos, se pueden llegar a ver en situaciones apuradas.

Confundirse de bebé, es algo normal cuando los dos son muy parecidos, pues todavía los estamos conociendo, con el tiempo, los reconoceremos sin falta. Hemos de estar muy atentos a este detalle, pues son iguales, pero dos personitas diferentes, por lo tanto, hay que saber a quien se alimentó primero  o a quien se le cambió el pañal, cual de los dos tiene el estómago suelto o cual estreñido… el éxito está en saber organizarse. Para ello, se ha de tener en cuenta lo siguiente:

-la hora de la alimentación

-la cantidad de alimento que tomó

-los pañales mojados

-el número de deposiciones y el aspecto

-horario de medicamentos

-patrones de conducta (llanto, reacciones…)

La rutina de un bebé, es muy importante y necesaria, pues esto les genera un orden. Su pediatra, puede informar sobre los problemas o avances de los bebés, pero usted, también ha de informarle las situaciones de cada uno de ellos sin confusión.

Las mamás que dan a luz embarazos múltiples, llegan a tener la suficiente leche para amamantarles, por ello, se puede dar de mamar a la vez,  cada uno en un pecho. Si esto no es posible,  vaya turnando los pechos al igual que los bebés.

Más información – Embarazos múltiples: guías para no desesperar en el intento

Fuente – Aepap


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *