Embarazo y riesgo cardiovascular, cuestiones a tener en cuenta

riesgo cardiovascular embarazo
Hoy 14 de marzo se celebra el Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular, para recordar la importancia de la prevención en el ámbito de estas patologías. Se entiende por riesgo cardiovascular la probabilidad que tiene una persona de sufrir una enfermedad cardiovascular dentro de un plazo de tiempo determinado, en este caso nos centraremos en el embarazo.

En el embarazo y el parto, el cuerpo de la mujer experimenta una serie de cambios fisiológicos en su sistema cardiovascular. Estos cambios no suponen ningún problema en la mayoría de mujeres, pero, si sufres alguna enfermedad cardiovascular o cardiopatía, puede tratarse como una gestación de alto riesgo.

Cambios cardiovasculares durante el embarazo

riesgo cardiovascular

Durante el embarazo se producen en el organismo de la mujer grandes cambios metabólicos. Así se satisfacen sus necesidades y las del feto en crecimiento. Esta adaptación del cuerpo de la mujer se da desde el principio de la gestación, hay cambios hormonales, una presencia de circulación uteroplacentaria y el aumento del tamaño del útero.

Te listamos algunos de los cambios más importantes del sistema circulatorio durante el embarazo:

  • Aumento del volumen sanguíneo en un 30-50% a partir de la sexta semana. El máximo volumen se alcanza en las semanas 20-24, y ya se mantiene hasta el parto.
  • Sube la frecuencia cardíaca. El corazón de la mujer bombea más rápido, por lo que el ritmo cardíaco pasa de 10 a 15 latidos por minuto.
  • Aumento del gasto cardíaco, sube en un 30-40%.
  • Descenso de las resistencias periféricas.
  • Disminuye la presión arterial por la dilatación de los vasos sanguíneos. El corazón también se dilata, puede puede aumentar su tamaño hasta un 30%.

Estos cambios que ocurren durante el embarazo, en las mujeres que tienen alguna cardiopatía, pueden aumentar el riesgo de complicaciones, tanto en ellas como en el feto. Además, muchos de los defectos cardíacos congénitos se heredan. Se estima este riesgo en alrededor del 4%, frente al riesgo de cardiopatías congénitas en la población general del 0,8%.

Riesgo cardiovascular, cuestiones a saber

Así le afecta a tu bebé el tabaco

Tener una mayor probabilidad de padecer una enfermedad cardiovascular se asocia a dos tipos de factores. Estos riesgos pueden ser por un lado internos, por ejemplo, genéticos, edad, y por otro lado, externos. Entre estos últimos y que sí podemos controlar están la contaminación ambiental, el tabaco, obesidad, colesterol, no practicar deporte…

Los abortos de repetición suelen estar relacionados con la trombofilia, hasta en un 50%. Por tanto es importante estudiar a la mujer con antecedentes personales, o familiares, de abortos de repetición, para tomar las medidas preventivas adecuadas. Por otro lado, tanto las arritmias sostenidas como las extrasístoles son más frecuentes durante el embarazo, pero deben ser tratadas de forma más conservadora posible. 

Algunas mujeres con cardiopatías graves tienen contraindicado el embarazo, por el riesgo para su salud o la del futuro bebé. La buena noticia es que los avances en cardiología pediátrica y cirugía cardiaca han permitido que más del 85% de los niños con cardiopatías congénitas sobrevivan hasta la edad adulta.

¿Cuáles son los riesgos durante el embarazo?

parto prematuro

Las cardiopatías, congénitas o adquiridas, son la primera causa de muerte materna de origen no obstétrico. Por tanto, es imprescindible acudir al médico si deseas ser madre, o si ya estás embarazada. En general, se requiere que el cuidado antenatal y el parto estén cuidadosamente planeados.

En general, y como es necesario aumentar el volumen sanguíneo y el gasto cardíaco, es posible que en la mujer embarazada haya una descompensación o insuficiencia cardíaca. Esto repercute en una serie de complicaciones fetales y neonatales, tales como:

  • Retraso del crecimiento intrauterino
  • Sufrimiento fetal
  • Hemorragia intracraneal
  • Parto prematuro
  • Mortalidad perinatal del 18%

En el caso de cardiopatías de grado I, o leves, se necesitará un control más exhaustivo, tanto de la madre, como del feto, para llevar a buen término el embarazo. Los momentos de especial riesgo se dan al final del primer trimestre, entre las semanas 28 y 32, durante el parto y al puerperio precoz, los 10 primeros días después de éste.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.