Embarazos prolongados

Cada embarazo es muy distinto, todo depende del funcionamiento del organismo en cada mujer, pues hay algunos que se adelantan y otros, sin embargo, se pasan del tiempo indicado. Esto suele ser hasta 42 semanas, pero sucede que algunos se prolongan hasta una semana más, es entonces, cuando se necesita la ayuda de adelantar el parto o realizar una cesárea. Esto ocurre, sobre todo, en madres primerizas o  menores de 35 años. Es una situación bastante arriesgada.

El ginecólogo, siempre espera hasta la semana 41 para valorar la situación, comprobando con ello, el estado del bebé y si ha madurado correctamente, para ello, se utilizan ultrasonidos y un seguimiento continuo.

El estado del bebé, se comprueba a través de movimientos fetales, la frecuencia con que late el corazón, el flujo sanguíneo, funcionamiento de los órganos… también se comprueba el líquido amniótico, pues este puede disminuir y causar trastornos en el bebé. Otra de las pruebas, es comprobar el funcionamiento del cordón umbilical, pues puede estar comprimido y no nutrir lo suficiente al bebé.  La placenta no ha de estar madura, pues no ofrece así garantía de nutrición. Los pulmones han de estar bien desarrollados, es decir, maduros para soportar la respiración que tendrá que ejercer cuando salga del vientre de su mamá, si no es así, cuando se vaya a adelantar el parto, el equipo médico, ha de estar preparado para esta consecuencia.

Si todo está correcto, a la 42 semana de embarazo, el bebé, habrá de nacer de una forma u otra, pues no se debe poner en riesgo su salud ni la de la futura mamá.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *