En qué consiste el cerclaje cervical

Durante el embarazo pueden producirse diferentes complicaciones, en algunos casos con bastante gravedad y en otros menos graves. Sin embargo, cualquier trastorno durante la gestación, puede poner en riesgo la salud e incluso la vida del bebé. En la actualidad existen diferentes técnicas médicas que se utilizan para evitar en la medida de lo posible el parto prematuro o el aborto involuntario en muchos casos.

Una de esas técnicas es la conocida como cerclaje cervical, una maniobra que consiste en suturar el cuello del útero. De esta forma, se evita que se produzcan contracciones demasiado pronto y retrasar así el trabajo de parto durante el máximo tiempo posible. El cerclaje cervical no se realiza en todos los casos, por lo que no debes preocuparte demasiado si tu médico no te habla de ello.

No obstante, ser consciente de este tipo de complicaciones que pueden producirse durante el embarazo, es esencial para sobrellevar cualquier situación, con calma y serenidad. Si llegase el caso de que tuvieses que someterte a este tratamiento, tu médico te explicará en qué consiste y resolverá todas tus dudas. Te contamos en qué consiste exactamente el cerclaje cervical y en qué casos se realiza.

Qué es el cerclaje cervical

Cerclaje cervical

Imagen: Calaméo

El cuello del útero soporta un enorme peso durante todo el embarazo y a medida que se acerca el momento del parto, se va ensanchando para dar cabida al nacimiento del bebé. Esa zona tan delicada, está cubierta por tendones y fibras que evitan que en el cuerpo entren bacterias y agentes externos que puedan dañar al bebé, además de sostener el saco amniótico y al bebé que crece dentro de él.

En algunos casos, el cuello del útero comienza a dilatar algunas semanas antes de que el embarazo llegue a su fin. Esto puede comprometer gravemente la continuidad del embarazo y con ello, la vida del bebé. Puesto que si el pequeño no se encuentra en un grado de desarrollo óptimo, la probabilidad de sobrevivir fuera del útero se reduce enormemente.

Cuando esto sucede, se suele realizar una técnica médica conocida como cerclaje cervical, que consiste en reforzar el cuello del útero o estrecharlo, para retrasar todo lo posible el nacimiento del bebé. Por lo general, el cerclaje cervical se realiza a través de la vagina y se conoce como cerclaje cervical transvaginal. El especialista realiza una sutura con hilo de nailon o metálico, según el caso, y de esta forma se refuerza el cuello del útero para que sea capaz de sostener al feto en su interior.

En qué casos se realiza el cerclaje uterino

Lo habitual es que el cuello del útero se acorte y ablande hacia el final del embarazo, de forma que favorece la salida del bebé por el canal de parto. Cuando esto se produce demasiado pronto, incluso en las primeras semanas del embarazo, existe un grave riesgo de que pérdida fetal. Por lo qué, es en los siguientes casos en los que se suele realizar la maniobra llamada cerclaje cervical.

  • En mujeres con el cuello del útero corto. Algunas mujeres tienen un cuello del útero más corto de lo habitual, inferior a 25 centímetros. Si esto se detecta durante el primer trimestre del embarazo o hacia el inicio del segundo, es probable que se realice el cerclaje para minimizar los riesgos de un aborto espontáneo o un parto prematuro.
  • Empieza la dilatación en el segundo trimestre del embarazo. En algunos casos, es posible que el cuello del útero comience a dilatar antes de cumplir el tercer trimestre de gestación. Cuando esto ocurre, se realiza el cerclaje para evitar que el bebé nazca demasiado prematuro.
  • Si se ha realizado el cerclaje en embarazos anteriores. Las mujeres que ya se han sometido a un cerclaje cervical en embarazos anteriores, tienen más probabilidades de tener que pasar por ello en todos sus embarazos.
  • Cuando existen antecedentes de aborto en el segundo trimestre del embarazo. En algunos casos, la pérdida fetal en la segunda mitad del embarazo se produce como consecuencia de una dilatación prematura. Al no causar molestias, es muy difícil paralizar la dilatación para retrasar el parto.

Si tu médico te informa de que es necesario realizarte un cerclaje cervical, debes confiar en las manos expertas de los especialistas. Esta técnica se realiza desde los años 60, con gran éxito en la mayoría de los casos. Confía en tu cuerpo y sigue los consejos de tu médico.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.