¿En qué consiste el crecimiento intrauterino retardado?

El crecimiento intrauterino retardado se da cuando por diversos motivos, el desarrollo del feto no se produce con el ritmo adecuado. Si esto sucede, las consecuencias pueden ser muy negativas. Ya que existe mayor riesgo de padecer complicaciones en el periodo perinatal, incluso en los peores casos, el desenlace podría ser fatal. El periodo perinatal es el que transcurre desde la semana 28 de gestación, hasta el séptimo día de vida del bebé fuera del útero materno.

Los bebés que sufren el crecimiento intrauterino retardado, generalmente nacen con un peso inferior a lo que se considera dentro de la media. De hecho, es más común utilizar otras expresiones como “bebé con bajo peso” o “pequeño para su edad gestacional”, para referirse a los niños nacidos con esta complicación. Esto dependerá del peso con el que nazca el bebé, ya que existen diferentes parámetros para definir el estado del pequeño.

En el caso de los bebés con bajo peso, se incluyen aquellos que nacen con un peso igual o inferior a 2 kilos y medio. Independientemente de si el pequeño nace a término o si por el contrario es prematuro. En cuanto a los bebés que son considerados pequeños para su edad gestacional, son bebés que se encuentran por debajo del percentil 10 pero que no tienen ningún trastorno en su desarrollo. En este caso, el bebé simplemente es pequeño.

Causas del crecimiento intrauterino retardado

El peso que alcance el bebé durante su desarrollo dentro del útero, depende de varios factores. Por una parte se encuentra el factor genético, generalmente, los hijos de padres grandes suelen nacer grandes, y lo mismo ocurre con el caso contrario. También hay que tener en cuenta factores como la raza o las condiciones de vida en las que nazca el pequeño.

Pero además del componente genético, hay tener en cuenta que una parte muy importante del crecimiento del bebé depende de diversos factores del entorno, es decir, la madre, la placenta, el útero y el feto.

Las causas relacionadas con la madre

Los cuidados de la madre son fundamentales para que el pequeño pueda desarrollarse de forma óptima. La alimentación, el consumo de sustancias nocivas o el consumo de medicamentos, afectan directamente al crecimiento y desarrollo del feto.

Pero además, existen otros factores externos que afectan al feto a través de la madre, por ejemplo:

  • Vivir en zonas de mucha altitud, ya que en esa situación la cantidad de oxígeno que se respira es menor.
  • La contaminación existente en muchas ciudades afecta negativamente a la salud del bebé.

Incluso, las condiciones sociales de la madre influyen en el crecimiento del pequeño:

  • La mala nutrición es una de las principales causas de bajo peso al nacer
  • Algunos trabajos que requieren de un esfuerzo poco saludable en el embarazo

También las posibles enfermedades de la madre, como:

  • Algunas enfermedades metabólicas son causantes de que el bebé, no pueda recibir correctamente los nutrientes que necesita para su correcto crecimiento.
  • Enfermedades cardiovasculares, la hipertensión y los problemas coronarios también afectan al crecimiento del feto en el útero.

Medidas preventivas

Hoy en día existen grandes avances científicos, que permiten a la medicina advertir problemas y posibles enfermedades a tiempo. Gracias a ello, los embarazos están muy controlados y es posible detectar el crecimiento intrauterino retardado a tiempo. Esto permite que en muchos casos se puedan tomar medidas preventivas y evitar que el bebé sufra las consecuencias de nacer con bajo peso.

Aunque existen muchos factores que no están en tu mano, puedes hacer muchas cosas para prevenir este tipo de complicaciones en tu embarazo. Cuidarte es lo principal y más importante que debes hacer, sigue una alimentación variada y equilibrada. También debes eliminar el consumo de sustancias como el tabaco, el alcohol y otras sustancias muy nocivas.

Pero no solo eso, es primordial que acudas regularmente a tus revisiones médicas. Para que, en caso de que ocurra alguna complicación como la mencionada, el médico pueda advertirlo con tiempo y ponerle remedio a la mayor brevedad. No olvides acudir a todas las citas programadas, y siempre que notes algo diferente en tu embarazo, acude a tu médico para valorar la situación.


Sé el primero en comentar