¿En qué consiste la homeopatía?

Una de las terapias alternativas que se han usado mucho y que han causado cierta controversia, sería la homeopatía. Este tipo de medicina alternativa, es un tema polémico. Muchos médicos y científicos sostienen que sólo se produce un efecto placebo, que funciona solo en enfermedades con factores psicosomáticos. Sin embargo un gran número de usuarios sostiene que son terapias efectivas, aunque no existen estudios concluyentes al respecto.

Es por esto que te explicamos en qué consiste la homeopatía y los fundamentos en los que se basa. A la hora de cuidar la salud de nuestros hijos, es muy beneficioso saberlo, ya que el uso de terapias poco efectivas o de dudosa credibilidad puede ser muy perjudicial e incluso peligroso.

¿Qué es la homeopatía?

La homeopatía es un sistema medicinal creado por Samuel Hahneman, basándose en la creencia de que “lo similar cura lo similar”. Hahneman, pensaba que las enfermedades eran producto de las miasmas, unas emanaciones fétidas, procedentes de suelos y aguas impuras. Es decir , es una creencia que se basa falsamente en la ciencia.

Hahneman creó  el término homeopatía mientras investigaba sobre una cura para la malaria. Al probar la raíz de quina como cura, comprobó que provocaba unos síntomas parecidos a los de la enfermedad. Así dedujo que los medicamentos efectivos provocaban unos síntomas parecidos a las enfermedades que trataban. Sin embargo, fueron los tratados científicos posteriores los que demostraron que la quina, cura la malaria por su concentración en quinina, sustancia que mata al parásito que la provoca.

¿En qué consiste realmente la homeopatía y cómo se elaboran los productos homeopáticos?

Como ya hemos dicho, la homeopatía consiste en tratar las miasmas con sustancias parecidas, para que curen la enfermedad. Se utilizan diversas sustancias de origen animal, vegetal o mineral para elaborar los remedios. También se usan tratamientos, llamados nosodes que están hechos de material infectado o productos patológicos (sangre, heces, etc.)  Otros tratamientos se realizan a partir de energía electromagnética, capturada a través de alcohol o lactosa en estos ejemplos se incluyen la luz solar y los rayos X.

Otras técnicas controvertidas, usadas en la homeopatía moderna, son los llamados remedios en papel. Esto consiste en escribir la sustancia y la disolución en un papel y prenderlo a la ropa del paciente. Esto se complementa con el uso de la radiónica, que es un aparato que mide unas ondas similares a las de radio, que emite nuestro cuerpo. Es el método que supuestamente se utiliza para comprobar si el tratamiento está resultando o no efectivo.

Las flores de Bach son uno de los tratamientos homeopáticos más utilizados.

Los remedios homeopáticos se elaboran a partir de sustancias diluidas en agua destilada y alcohol y luego golpeados fuertemente contra una superficie flexible.

¿Funciona realmente la homeopatía?

No existen estudios concluyentes de su efectividad. Más bien, existen tantos estudios que la corroboran, como que la rebaten.

La realidad es que existen muchas personas que afirman que les funciona. Sin embargo no recomendarían a nadie que abandonaran el tratamiento convencional, para seguir un tratamiento exclusivamente homeopático. No debemos olvidar, que no son técnicas basadas en la ciencia, por lo que carecen de exactitud. Lo que a ti te funcione, puede no funcionarme a mí.

Existen tratamientos homeopáticos complementarios casi para todo tipo de enfermedades, incluidas enfermedades muy graves, como puede ser el caso del cáncer. Aunque cada vez más los médicos optan por terapias naturales y alternativas, un médico que se precie no te recomendará que abandones la quimioterapia para seguir un tratamiento homeopático. Eso debería darte algunas pistas sobre la peligrosidad de esta pseudociencia. Es decir, es bueno probar remedios naturales, más aún si son casi inocuos para el cuerpo, que puedan resultar efectivos, ya sea por sugestión o por otras razones. Sin embargo, es peligroso abandonar los tratamientos tradicionales científicamente comprobados.

Recuerda que tu médico siempre tiene la última palabra cuando se trata de tu salud y la de los tuyos. No se debe jugar con estos asuntos en ningún caso.


Sé el primero en comentar