Encuentra el equilibrio en la crianza de los hijos

educacion en familia

Criar a los  hijos no es nada fácil, pero encontrar un estilo educativo que vaya acorde tanto con tus ideales como los de tu pareja también puede ser todo un reto. Los niños necesitan tanto una madre como un padre para poder desarrollarse correctamente. Necesitan que sus padres estén de acuerdo en el estilo de crianza para no sentirse confundidos.

Es necesario que los padres sean conscientes de esto para que puedan combinar sus ideales en un estilo de crianza coherente que beneficie a los niños y les preparen para la vida. Siendo conscientes que cada padre y cada madre tiene su propia historia, se deberá criar en respeto y coherencia.

El estilo de las madres

Normalmente las madres suelen ser más cercanas aunque esto en la actualidad es algo que también comienzan a hacer los padres, afortunadamente. En ocasiones, resulta inevitable que una madre sepa cuáles son las necesidades básicas o emociones de un recién nacido aunque éste no sepa hablar. El instinto maternal aparece en escena en estos casos.

la familia comiendo juntos

Las madres también suelen verbalizar más las cosas a los hijos, puesto que normalmente son más verbales que los hombres. Esto puede manifestarse también en la crianza donde la madre puede ofrecer más palabras y diálogo expresando las expectativas con mayor claridad y hablar sobre temas relacionados con la disciplina.

Las madres (y los padres) ponen las necesidades de los hijos por encima de las propias, parece que esté programada a sacrificarse por ellos desde el momento en que supo que estaba embarazada.

El estilo de los padres

Los padres normalmente se centran en que sus hijos consigan cosas y que cumplan las normas de forma consistente. Pueden centrarse más en que sus hijos se preparen para el mundo real, aunque esto también lo hacen las madres. Afortunadamente cada vez es mayor la conexión emocional que tienen los padres con sus hijos, algo que décadas atrás, brillaba por su ausencia.

familia viendo la television

Los padres no verbalizan tanto como las madres puesto que los hombres, de manera general, usan menos las palabras y el lenguaje que las mujeres.  En ocasiones un padre puede parecer más duro que una madre, pero esa fortaleza solo está destinada a que sus hijos se preparen para el mundo real. Los padres suelen imponer las consecuencias de forma más rápida y a veces, impulsiva… teniendo que hablar las cosas más tarde.

Los padres también se sacrifican por sus hijos y actualmente, se centran más en sus familias, aunque aún les cuesta centrarse en sus hijos de manera individual. Algo que poco a poco va cambiando ya que los padres cada vez están más concienciados de su importancia en el desarrollo infantil.

Consecuencias de no combinar estilos de crianza

Tanto los padres como las madres tienen un papel fundamental en la vida de los hijos. Por este motivo se deben combinar los diferentes roles y estilos con un enfoque que sea cohesivo para una crianza efectiva en todos los aspectos.

Si no se combinan los estilos de crianza de padres y madres pueden haber una serie de consecuencias negativas que se deben considerar:

  • Los niños pueden sentir confundidos o en conflicto con las diferentes expectativas o normas que pueden haber dentro del hogar si los padres no se ponen de acuerdo.
  • Cuando los padres parecen tan diferentes en cuanto a la educación de los hijos, los niños pueden  acercarse más a uno o a otro dependiendo del que más le convenga en un momento determinado.
  • A medida que los niños crecen pueden comenzar a haber conflictos en el hogar por la inseguridad transmitida y además, pueden acabar teniendo depresión o incluso alineación parental.

valores que se transmiten en familia

Conseguir que la crianza funcione

Encontrar el equilibrio adecuado en la crianza entre padres y madres es imprescindible para tener éxito. El equilibrio y la mezcla requieren una cuidadosa reflexión y acción por parte de los padres y las madres. Para que el equilibrio sea efectivo será necesario hacer una reflexión sobre la crianza y tener en cuenta en cuenta los siguientes puntos:

  • Negociar. Los padres que tiene diferentes enfoques de crianza tendrán que encontrar un punto común y cómo para ambos. La buena comunicación, hablar sobre las diferencias y después cooperar y comprometerse ayudaría a encontrar la combinación en la crianza más acertada.
  • Apoyarse mutuamente. Es necesario que los padres se apoyen mutuamente en la crianza de los hijos. Los niños pueden aprender rápidamente cómo enfrentar a un padre con el otro y abrir un conflicto entre ellos. Trata de no discutir delante de tus hijos con tu pareja sobre temas de crianza. Si uno de vosotros tiene que dejar que el otro padre tome la iniciativa en una situación determinada, deje que eso suceda y luego hablad de ello más adelante.
  • Cuidado con la crianza ambivalente. En momentos en que los padres tienen diferentes enfoques, decide con anticipación para permitir que prevalezca el padre más restrictivo. Los niños tratarán de manipularte e irán primero al padre más conciliador… permanecer dentro de los límites más estrictos aunque sea al principio evitará que después los niños intenten manipular.
  • Tener claros los valores clave. Cuando ambos padres quieren enseñar y reforzar los mismos valores, los diferentes estilos de crianza funcionan mejor. Así que pensad cuidadosamente en una declaración de misión familiar que incluya los valores clave que tu familia defiende. Luego, a medida que crían juntos, podéis uniros en las cosas que importan e identificar la mejor manera de obtener los valores abarcados en cualquier situación. El “bien mayor” os ayudará a encontrar el enfoque correcto.
  • Buscad ayuda si es necesario. Si te encuentras en un conflicto de forma regular sobre los estilos de crianza, es buena idea hablar con un terapeuta familiar o un amigo de confianza para que podáis ver las cosas desde otra perspectiva. También puedes considerar junto con tu pareja el acudir a una escuela de padres para que podáis pensar en cómo puede ser mejor vuestro estilo de crianza y abordar mejor de esta manera las preocupaciones específicas de la familia.
  • Trabajar juntos para combinar los estilos de crianza requiere mucho trabajo y un enfoque específico. Pero el impacto positivo en tus hijos al tratar de ser eficaces como parientes puede ser realmente asombroso y vale la pena por todo el trabajo. Poned a los hijos primero, reconoced que los diferentes estilos no son malos, sino diferentes, y comunicaros juntos como padres, y encontraréis de este modo, que todo este negocio de la crianza de los hijos es un proceso mucho más gratificante de lo que parece en los momentos más tensos.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.