Enfermedad de kawasaki: ¿cuáles son sus síntomas?

Enfermedad de Kawasaki

¿Has oído hablar de la enfermedad de Kawasaki? Es una enfermedad que afecta principalmente a lactantes y niños menores de cinco años, por eso para muchas madres se convierte en un tema de preocupación. Mas que preocuparse, sin embargo, lo importante es informarse sobre esta para tener una imagen clara de la enfermedad y hoy te ayudamos, contándote todo lo que necesitas saber.

La enfermedad de kawasaki puede tornarse en una enfermedad grave, sin embargo, y para tu tranquilidad ya te adelantamos que la mayoría de los niños se recuperan completamente si el diagnóstico es rápido y se ponen en tratamiento. Y la clave para ello es conocer sus síntomas y saber cuándo actuar. ¡Descúbbrelo!

¿Qué es la enfermedad de Kawasaki?

La enfermedad de Kawasaki es una vasculitis aguda que afecta principalmente a niños menores de 5 años, aunque también puede presentarse en niños mayores e incluso en adultos. Afecta a vasos de pequeño y mediano calibre y es la causa más común de enfermedad cardiaca adquirida en niños en países desarrollados y y la segunda causa de vasculitis en la infancia.

Niña enferma

Aunque aun no se conocen completamente los motivos, la enfermedad de Kawasaki ocurre cuando el sistema inmunitario ataca a los vasos sanguíneos por error. Este ataque provoca que los vasos sanguíneos se inflamen y puedan estrecharse o cerrarse.

Se sospecha que un agente infeccioso puede ser el desencadenante de la enfermedad, pero aún no ha sido identificado. Parece que podría provocar la enfermedad, además, únicamente en individuos genéticamente predispuestos. La genética, por tanto, puede tener un rol importante en la enfermedad de Kawasaki. Sin embargo, se contemplan además factores ambientales.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad de Kawasaki son muy variados. La fiebre persistente, que habitualmente se alarga mas allá de los cinco días es uno de los mas comunes, pero suele estar acompañada de otros síntomas molestos que hacen que el pequeño se muestre apático e irritable:

Fiebre en bebés

  • Fiebre persistente en el 100% de los casos, que acostumbra a durar de media 10 días y no responde a los antibióticos y sí de forma parcial a los antitérmicos.
  • Conjuntivitis sin secreción.
  • Cambios en la mucosa oral, como enrojecimiento de labios y lengua.
  • Erupción cutánea, con mayor frecuencia en la espalda, el pecho y la ingle.
  • Edema en manos y pies, seguido de descamación de la piel en la fase de recuperación.
  • Adenopatía cervical o ganglios linfáticos inflamados en el cuello.
  • Además, puede existir una afectación cardiaca que puede otorgarle gravedad al proceso. Estas pueden ser muy variables: desde alteraciones inespecíficas del
    electrocardiograma, hasta soplos cardiacos, pericarditis, endocarditis, miocarditis y aneurismas coronarios.

Para diagnosticar la enfermedad son necesarios la presencia de fiebre durante más de 5 días junto con 4 criterios clínicos o bien la fiebre junto con 3 criterios si el paciente presenta afectación cardiaca compatible. El diagnóstico, sin embargo, es cosa de los profesionales, tu solo debes estar atenta y cuando el pequeño se ponga malo anotar pinceladas de los síntomas y su evolución para que tu pediatra tenga mas información.

Tratamiento

Si bien la enfermedad de Kawasaki puede ser grave, la mayoría de los niños se recuperan por completo si son tratados con cierta prontitud. Por eso es fundamental buscar atención médica si el niño tiene fiebre durante mas de cuatro días seguidos, especialmente si presenta además otros síntomas de la enfermedad de Kawasaki.


Probablemente el pediatra, además de realizarle un examen físico al pequeño, solicite un análisis de sangre y orina para descartar otras enfermedades y otras pruebas que puedan ayudarle a detectar daños en el corazón. Una vez tenga el diagnóstico podrá establecer un tratamiento.

Es habitual la administración intravenosa de anticuerpos de inmunoglobulina que reduce los días de fiebre, así como la severidad y frecuencia de los aneurismas coronarios. Además la combinación de ibuprofeno y aspirina pueden ayudar a combatir la fiebre. Si la enfermedad ha afectado el corazón, podrían ser necesarios además medicamentos adicionales, cirugía u otros procedimientos médicos.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.