¿Puede darse la enfermedad de Parkinson en niños?


La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el 11 de abril como el Día Mundial del Parkinson, una enfermedad neurodegenerativa que solemos asociar con las personas mayores de 60 años. Sin embargo los niños, y adolescentes, también pueden padecer la enfermedad de Parkinson. Es una condición muy, muy rara. No se tienen datos fiables en Espña, pero se piensa que alrededor del 0,25% de los enfermos diagnosticados tienen menos de 21 años.

La edad a la que se inicia el Parkinson juvenil es muy variable, pero la mayor incidencia se da entre los 7 y los 16 años. Y se cree que su origen puede estar relacionada con la genética.

Cómo detectar Parkinson en niños y jóvenes

La causa de la enfermedad no está clara. Puede deberse a cuestiones genéticas, especialmente las vinculadas al llamado gen Parkin, pero también con otro tipo de factores desencadenantes. Antes de que se detecte la enfermedad hay una serie de síntomas que nos pueden poner en alerta, como:

  • contracciones de forma involuntaria de sus músculos,
  • trastornos del movimiento como distonías en las extremidades inferiores.
  • bradykinesia o movimientos lentos
  • rigidez en los músculos
  • los niños además presentan problemas de equilibrio y dificultades en el habla.

El tratamiento, una vez diagnosticada la enfermedad, aunque los síntomas no sean evidentes puede ser el mismo que para los adultos, pero va a ser el especialista quien debe valorarlo. Casi siempre se recetan medicamento químicos que activan o se convierten en dopamina al llegar al cerebro. Ayuda a corregir los problemas de rigidez y movimientos lentos, pero no resultan tan efectivo en los temblores, el equilibrio o la marcha. Este tratamiento ayuda a retrasar la degeneración celular del cerebro.

El Parkinson en los niños puede aparecer acompañado por otros trastornos como la enfermedad de Huntington.

Cómo abordar el Parkinson juvenil

logopeda

Según detalla la Asociación de Parkinson de Madrid en su página web al inicio del Parkinson y si los síntomas son muy leves, la familia del enfermo no se debe alarmar si desde el primer momento no se trata con un tratamiento farmacológico. Estos fármacos solo sirven para paliar los síntomas y si estos no afectan el día a día del menor, el especialista puede valorar no incorporar fármacos de inmediato.

La actividad física, el deporte es una vía más efectiva y con muchísmos menos efectos secundarios para lidiar con la enfermedad. También los servicios de logopedas, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales o psicólogos son más útiles a la hora de afrontar el diagnóstico. Porque en el Parkinson juvenil, más allá de afrontar del control motor y perseguir el normal desarrollo del menor, conviven otras áreas de su vida y cómo se ve afectada la familia.

En este momento la ciencia avanza a través de la terapia genética. Hay ensayos que tratan de restaurar la función del gen que tiene defectuoso por medio de la inoculación directa en el cerebro de un virus modificado que proporciona una copia “correcta y funcional” de la enzima necesaria para la síntesis y procesamiento de las proteínas clave, la dopamina y la serotonia. Hasta ahora sólo una niña española ha sido tratada con esta terapia.

Ejercicios para ayudar a los niños con Parkinson

Además del tratamiento químico para los niños diagnosticados de Parkinson es imprescindible el ejercicios físicos y mental. La mayoría de familias afectadas reciben instrucciones de un o una fisioterapeuta especializada en neurología que les enseña ejercicios para ayudarles, al menos a controlar los movimientos involuntarios.

Es importante que el especialista determine cuál de los ejercicios es el más adecuado, pero normalmente suelen ser:

  • Caminar hacia delante, hacia atrás o de lado.
  • Botar una pelota de baloncesto, o lanzar una pelota de tenis para cogerla con la otra mano.
  • Lanzar aros al aires y cogerlos con la otra mano, o poniéndolo en el suelo meter el pie.
  • Hacer ejercicios con palos: pasarlos por detrás de la cabeza, llevarlos hacia los pies…

Muchos jóvenes y adolescentes con Parkinson juvenil pueden llegar a tener una vida totalmente plena, llena de los logros. Las alteraciones en la memoria, la atención y otros procesos cognitivos son más leves en este tipo de Parkinson.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.