Enfermedades enemigas del embarazo

Consejos ante enfermedades que ponen en riesgo el embarazo

Afortunadamente no se suelen sufrir enfermedades crónicas durante el embarazo, excepto en muy pocos casos. Las infecciones que pueden aparecer durante éste, en su mayoría, carecen de consecuencias para la madre y el niño. Sin embargo, hay enfermedades que debemos vigilar de cerca.

Enfermedades que debemos vigilar

Hay enfermedades crónicas que no nos tienen por qué frenar a la hora de querer quedar embarazada, pero sí se deben tener en cuenta y, de acuerdo a su gravedad, se deberán tomar una serie de precauciones, tanto antes de la concepción como después. Por ejemplo, la diabetes y la glucemia deben ser cuidadosamente controladas, antes de la concepción y al menos durante los 3 primeros meses del embarazo, a través de un tratamiento con insulina y teniendo una alimentación adecuada.

La diabetes también puede ser efímera, es decir, puede aparecer durante el embarazo y desaparecer después del parto. La diabetes gestacional generalmente se detecta en el análisis de orina que se repite durante todo el embarazo.

Otra enfermedad crónica que a veces compromete el éxito del embarazo es la hipertensión. Ante este caso es necesario reposo absoluto, tratamiento médico y un continuo seguimiento, tanto de la mamá como del bebé (generalmente cada 15 días).

También se deben vigilar los problemas de tiroides.  Los niveles de hormona tiroidea deben ser estrictamente controlados.

Normalmente intentamos evitar cualquier enfermedad, pero durante el embarazo se deberá tomar especial precaución a dos “grandes clásicos”: la rubeola, transmitida por un virus, y la toxoplasmosis, transmitida a través de las heces de gato o de carne poco hecha. Estas dos enfermedades no tienen gravedad para la madre, pero sí las tiene (de forma grave) para el futuro bebé.

La mayoría de madres suelen ser ya inmunes porque en su infancia padecieron de infecciones o se vacunaron, pero aún así nunca está de más controlar todo cada dos meses, por si aparecieran, poder tratarlas de inmediato.

También debemos tener sumo cuidado ante enfermedades como la varicela, sobre todo en el primer trimestre y al final del embarazo, y el sarampión, en el segundo y tercer trimestre.

Así que ya sabéis mamás y futuras mamás, cuidáos mucho antes, durante y después del embarazo. Vuestra salud es importante para vosotras y para vuestro futuro bebé.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *