Las enfermedades mentales más comunes en niños

enfermedades mentales

Los niños, también sufren enfermedades mentales. Te contamos cuáles son los trastornos que más les afectan y cómo influyen en su desarrollo, su aprendizaje y en las relaciones que mantienen con sus familias y amigos. Si no se tratan las psicopatología que un niño, o niña muestra a tiempo, se incrementa el riesgo de gravedad, con la posibilidad de desarrollar otros trastornos mentales, que le lleve a tener peores consecuencias en su vida adulta.

En general para determinar la presencia de un trastorno mental, los especialistas se basan en distintas entrevistas con el niño, sumado a las observaciones de los progenitores, maestros y las observaciones realizadas en la consulta.

Causas posibles de las enfermedades mentales infantiles

Cuando un niño presenta sintomatología de una enfermedad mental no suele haber una causa única, sino más bien un conjunto de factores. Algunos de los factores que han sido asociados con la presencia de psicopatología en niños son:

  • Factores biológicos, lo que están relacionados directamente con los neurotransmisores en el cerebro del niño. Un desequilibrio en el nivel de neurotransmisores puede llevar a una enfermedad mental. Es importante, por ejemplo, tener en cuenta los niveles de serotonina.
  • Factores ambientales. El contexto en el que el niño se desarrolla tiene efectos en su desarrollo. Hay eventos estresantes, guerras, trauma, abuso, bullying… que afectar a las habilidades del niño o la niña e incrementan el riesgo de desarrollar un trastorno mental.
  • Factores psicológicos tales como baja autoestima o problemas con su imagen corporal afectan a como el niño se percibe a sí mismos y pueden incrementar el riesgo de psicopatología.
  • Las lesiones cerebrales genéticas o provocadas por accidente pueden incrementar el riesgo de enfermedad mental en el niño.

Trastornos del neurodesarrollo

Los trastornos del neurodesarrollo comienzan en el periodo temprano y afectan tanto a la salud mental como al desarrollo general de los niños afectados. Se caracterizan por déficits que afectan al funcionamiento personal, social, académico u ocupacional de niños y niñas.  Los niños con estas enfermedades mentales suelen ser impulsivos, con dificultades de concentración, que no son capaces de seguir reglas o normas, son los llamados trastornos del comportamiento disruptivo, que a menudo comienzan en la etapa preescolar y se mantienen hasta la secundaria.

Los trastornos del neurodesarrollo más comunes son: trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), que afecta más o menos al 5% de los niños, debido a factores genéticos y ambientales.

Otras enfermedades mentales son los trastornos de autismo, problemas de aprendizaje, discapacidad intelectual, trastornos de conducta, parálisis cerebral y alteraciones en la visión u olfato. Otros trastornos menos comunes son síndrome de DiGeorge, trastornos mitocondriales o el síndrome de Rett, un trastorno genético, que causa algunos síntomas similares a los del espectro autista incluyendo dificultades en las habilidades sociales y en la comunicación. En estos últimos casos se pueden hacer una serie de análisis.

Otros trastornos

ansiedad en los niños

Hay algunos trastornos importantes de la salud mental, como la depresión, los trastornos de ansiedad y los de la conducta alimentaria que con frecuencia empiezan durante la infancia y la adolescencia. La esquizofrenia y otras enfermedades mentales psicóticas son menos frecuentes en la infancia, en cambio hay trastornos propios de la infancia como el autismo, o trastorno negativista desafiante.

Los niños y niñas también padecen enfermedades mentales relacionadas con el estrés y la ansiedad. Es su manera de responder desde el miedo a ciertos cambios o situaciones. Algunos ejemplos son el trastorno obsesivo compulsivo, ansiedad social, estrés postraumático y el mutismo selectivo.

Hay enfermedades mentales que involucran sentimientos persistentes de tristeza y, o cambios bruscos del estado de ánimo. En esta línea encontramos la depresión y el trastorno bipolar. Hay niños que durante la depresión pueden manifestar algunos síntomas similares a los del trastorno negativista desafiante. A veces el síntoma principal de la depresión es la irritabilidad. El trastorno de desregulación, es una afección de la infancia y la adolescencia que implica irritabilidad crónica o persistente y frecuentes estallidos de cólera.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.