Enseña a tu hijo a recuperar el poder después de sufrir acoso escolar

Tu hijo puede volver a sentir y tener el control de su vida después de haber sufrido bullying. Cuando un niño sufre acoso escolar, sentirá que su vida está fuera de control, que otros tienen el timón de su vida. La trampa más común de pensamiento en la que las víctimas de acoso escolar cuando sufren estos ataques es que son impotentes en la situación en la que se encuentran.

Es muy importante que los niños no adopten el pensamiento de víctima para sentir que tienen el control y tenerlo. Si un niño se centra en recuperar el poder de su vida, sentirá que puede ir más rápido en salir de esa situación. Si quieres ayudar a tu hijo a recuperar el control de su vida, no te pierdas estas estrategias.

Tomar el control de los pensamientos y de la actitud

Recuerda a tu hijo que su actitud no tiene que provenir de sus circunstancias si no de cómo interpreta lo que le ocurre. Aunque es cierto que el agresor es el responsable de su intimidación, no es el responsable de la actitud que tenga tu hijo ante esa situación. Él es quien tiene el control de cómo responde a esa intimidación. Motiva a tu hijo a que tenga responsabilidad por sus sentimientos y la perspectiva de la situación.

Si es capaz de tener una actitud positiva a pesar de las circunstancias, el acoso tendrá un impacto menor en su vida. Cuando el agresor vea que su intimidación no tiene el impacto deseado y que él no tiene el control de lo que siente su víctima, entonces es probable que el acoso cese.

Tus pensamientos son la realidad

La mayoría de los niños no se dan cuenta de que la forma en que ven la situación, es en última instancia, cómo se sentirán ellos también. En otras palabras, si insisten en la humillación de ser intimidados, se sentirán humillados.

En cambio, si piensan en cómo pueden utilizar la autodefensa o cómo cambian de perspectiva en la postura en contra del acosador, se sentirán satisfechos. La clave es que el niño que es víctima sea capaz de replantear sus pensamientos acerca del acoso escolar. Haz que se centre en lo positivo y que evite detenerse únicamente en lo negativo.

Busca el aprendizaje del acoso escolar

Pase lo que pase, siempre hay algo que se puede aprender de una mala situación. Puede que no sea claro para tu hijo al principio, pero al final, debería poder mirar hacia atrás y ver lo que aprendió del acoso escolar. Quizá se dé cuenta de que tiene muchas más fortalezas de las que pensaba en un principio… siempre podrá encontrar cosas que aprendió a pesar del dolor sentido.

Permite el sentimiento de enfado

Demasiadas veces cuando los niños sufren bullying intentan enmascarar sus sentimientos. Recuerda a tu hijo que tiene todo el derecho a estar enfadado porque lo está pasando mal y esa situación debe parar.

Debes asegurarte de que estáis tomando las medidas adecuadas para que la situación cese lo antes posible.  En lugar de dejarse llevar por el enfado, tu hijo debe aceptar que siente esa emoción, reconocerla y buscar soluciones para estar mejor después.

Ser proactivo y no reactivo

Para tomar el control y tener el poder de la situación debe ser proactivo pero no reactivo. Necesita tener un plan de actuación que reduzca las posibilidades de que sea atacado de nuevo. Esto puede significar ir acompañado en la escuela, evitar los posibles lugares conflictivos, estar cerca de profesionales del centro de enseñanza… Si está sufriendo ciberbullying puede que sea buena idea cambiar las contraseñas de las redes sociales o bloquear las cuentas de personas que le estén molestando a través de Internet. Otra opción es evitar el uso de las redes sociales.

Centrarse en el futuro y ser auténtico

Anima a tu hijo a establecer metas y trabajar para lograr cosas que realmente le importan en lugar de quedarse estancado en sentimientos negativos que pueden causar la intimidación. Es importante que tu hijo sepa que no es necesario caer bien a todo el mundo y que esto está bien.

No debe perder su tiempo ni su energía en tratar de complacer a todos o en intentar gustar a otras personas. En lugar de eso, es necesario centrarse en la propia integridad, ser buen amigo y ser auténtico con quienes realmente lo merecen, ya sean familiares o amigos.

Si tu hijo se centra en convertirse en mejor persona en lugar de intentar tener la aprobación de los demás, sus amistades y las buenas relaciones aparecerán automáticamente en su vida. Tratar de adaptarse o cambiar para ajustarse a las expectativas de los demás nunca es la respuesta. Debe saber tu hijo que aunque un agresor le ataque, el problema está en el agresor y no en él. La intimidación es sobre la mala elección del acosador. No es un indicador de que hay algo mal con la víctima.

Amistades reales

Hay un viejo dicho que dice que las personas se vuelven como aquellas con las que pasan más tiempo. Anima a tu hijo a pensar en las personas de su vida que reciben la mayor parte de su tiempo y su atención. Dile que reflexione en cómo le hacen sentir esos amigos y pregúntale si esos amigos le apoyan, si puede confiar en ellos. Después dile que borre de sus amigos a cualquiera que no sea buen amigo o que no muestre interés real en él.

El valor de la responsabilidad

Si tu hijo está estancado en la rutina de culpar a los demás por cómo se siente de mal o por su infelicidad, entonces está entregando el control de su vida a otros. Pero si tu hijo aprende a responsabilizarse por sus sentimientos y responsabilizar al acosador por el acoso escolar, sentirá que tiene más en control en su vida. Esta responsabilidad también genera confianza y un fuerte sentido de sí mismo. Esto le ayudará a prender a aceptar la responsabilidad por las cosas que tiene el poder de cambiar… y a diferenciar de aquellas cosas por las que no puede hacer nada.


Categorías

Aprendizaje, Desarrollo

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.