Enseña a tu hijo a ser ordenado

Padre ayuda a su hija a resolver algunos problemas.

El orden no es solo físico, el padre puede enseñar a su hijo/a a organizarse mentalmente y tener mayor capacidad resolutiva.

Los padres, maestros de los niños, se esmeran en enseñarles valores y doctrinas que les sirvan para sus comienzos, y les reafirmen como seres autónomos el día de mañana. Un aspecto importante es el orden, ya que salvará al niño de grandes aprietos. Vamos a conocer algunos trucos para enseñar al niño a ser ordenado.

El orden, valor plasmado en lo cotidiano

Que el hijo aprenda la importancia de la organización y orden es un gran logro, y es que estos conceptos no están para nada sobrevalorados. Una persona caótica llama a los problemas, a la falta de comprensión o de resolución de conflictos. Un sujeto no ordenado, sumido en el caos, tenderá a tener relaciones con personas superficiales y carentes de un carisma propio, y mostrará una faceta también desorganizada. Hacer por hacer, o ser por ser, no genera a alguien con sólidos principios con los que pueda hacer frente a determinadas situaciones.

Una persona que ama el orden puede extrapolarlo a su imagen, a su modo de actuar en sus tareas o de tratar a otras personas. Cada día el niño puede aprender que según haga las cosas igualmente recibirá los resultados. No es lo mismo vivir en una casa ordenada, limpia, organizada, recogida, que en una con todo revuelto, sucio y sin ningún sentido. El reflejo de una falta de armonía en el entorno habitual, se convierte en el propio reflejo y en la angustia que perseguirá determinados pasos.

El futuro ordenado del niño

Desde pequeños, concretamente cerca de los 3 años, donde el niño comprende mejor y colabora más, los padres deben enseñar a su hijo el valor del orden. No solo existe un orden físico, el que concierne a elementos materiales del hogar, el colegio o el ambiente donde se esté. Existe también un orden mental, que permite organizar y no enmarañarse sin saber qué hacer. El padre que quiere enseñar a su hijo a apreciar y respetar el orden, puede pensar en la visión futura que envuelva al niño.

El día de mañana el niño tendrá que formar parte de una sociedad como miembro activo y tanto como padre o madre, amigo/a, trabajador/a…, necesita saber cómo reaccionar y ser resolutivo. El día de mañana, el niño será dueño de sus acciones y decisiones. Va a verse integrado en una sociedad donde deba acatar ciertas normas y no tendrá a sus padres y familiares para ayudarle cuando se encuentre sobrepasado.

Instrucciones para enseñar a ser ordenado

Habitación ordenada de una niña.

Ser ordenado de pequeño, implica asumir que se está integrado en una sociedad, donde hay que cumplir ciertos requisitos para convivir de un modo aceptable.

La costumbre de llevar un orden y aprender a valorarlo añade independencia y autonomía, y permite enderezar y facilitarlo casi todo. Seguidamente se exponen algunos útiles consejos para que los padres pueden enseñar a sus hijos el valor del orden:

  • Padre ordenado: Desde el ejemplo se puede enseñar al niño. Observando actitudes del padre o de los padres el niño copiará y apostará probablemente por ese estilo de vida. Pedirle orden debe hacerse de una forma moderado. No hay que olvidar que es un niño y seguro muchas veces se haga el remolón.
  • Cajas y bolsas organizadas: Sean cajas, baúles o bolsas, los juguetes y utensilios con los que juega el niño deben estar organizados y bien guardados en sus respectivos lugares. El niño sabrá donde pertenece cada cosa, incluso se le pueden poner etiquetas con los nombres, si aún no sabe leer, pegatinas identificativas de colores o figuras.
  • No acumular cosas inservibles: El niño no debe entender que la cantidad excesiva de cosas es lo idóneo. Cuando los niños son pequeños deben disponer de lo justo y con lo que jueguen y aprendan. Cada cierto tiempo, y viendo que el niño no hace uso de algún juguete, se le puede consultar y donarlo.
  • Cuando acaba el juego se recoge: El niño debe aprender que se juega un cierto tiempo, pero que cuando se acaba y hay que hacer otra cosa o irse a dormir se recoge todo convenientemente. El padre le ayudará, seguramente hasta después de los 4 años, pero ambos deben hacerlo juntos.
  • El niño puede jugar donde estén los padres: En cada casa se estipula el lugar de juegos. El niño debe tener su propia habitación y ayudar a que esté ordenada y limpia. En algunos casos hay alguna habitación a mayores para el juego, o bien donde todos estén. Del mismo modo debe recogerlo todo cuando toque.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.