Enseñar a los niños a defenderse sin usar la violencia

Cuando los niños comienzan la guardería o el colegio se van a tener que enfrentar a situaciones desagradables, donde otros niños se burlan de ellos, les quitan cosas, les insultan… cada día lo vemos más en las noticias como la violencia escolar está a la orden del día por desgracia. Esta situación es muy estresante tanto para niños como para padres, por eso hoy quiero hablaros de cómo enseñar a los niños a defenderse sin violencia.

El acoso escolar o bullying

El acoso escolar o bullying es un tema muy grave que ocurre con demasiada frecuencia. Es un problema social que afecta a todos por igual, y que en muchos casos se sufre desde el silencio por no saber como afrontar esta situación. Por eso es tan importante que enseñemos a nuestros hijos a cómo enfrentarse a estas situaciones que no podremos evitarles. Darles las herramientas es fundamental para que sepan afrontar situaciones desagradables sin recurrir a la violencia o a la sumisión.

Gracias a estas herramientas serán niños más seguros de sí mismos, sabrán defenderse sin usar la violencia y resolver sus problemas de una forma sana. Si sospechas de que tu hijo sufre bullying o ya lo sabes, también es importante que aprendas estrategias para afrontar esta situación. Es algo desagradable que tu hijo tenga que pasar por situaciones de acoso, lo que te puede generar mucho estrés. No te pierdas el artículo “Estrategias para los padres cuando su hijo es víctima de acoso escolar”.  

¿Cómo enseñar a los niños a defenderse sin violencia?

Aquí os dejo unos consejos para mostrar a los niños una forma adecuada de defenderse sin llegar a usar la violencia. Recuerda que es muy importante también el ejemplo que le deis en casa, como defendéis vuestros derechos y como afrontáis situaciones donde alguien os está haciendo daño.

Escúchale

Para eso es necesario escuchar con atención a nuestros hijos cuando regresan del cole a contarnos que les ha pasado durante el día. Si ha habido un problema, pregúntale como lo ha resuelto y si ha sido algo puntual o repetido. No lo ignores o pienses que son cosas de niños. Tu hijo te necesita más que nunca para que le muestres como gestionar estas situaciones.

Si ha usado la violencia o no ha sabido defenderse, ofrécele una alternativa más saludable a la violencia, sin reñirle ni castigarle. Todavía no tiene herramientas para hacerlo de otra forma, por eso necesita tu ayuda.

Enséñale a gestionar sus emociones

A los niños les cuesta mucho identificar sus emociones y gestionarlas. Por eso te necesitan para conseguirlo. Desde bien pequeño ayúdale a ir identificando las distintas emociones: ira, tristeza, dolor, rabia, alegría, frustración… y a cómo manejar cada emoción y a expresarla. Mostrarle a no actuar desde las emociones intensas, sino a respirar profundamente para poder calmarse y responder bien.

Las emociones negativas que no se gestionan adecuadamente pueden llevar a comportamientos agresivos en el futuro, o a sufrir depresión o ansiedad.

Que aprendan a decir que no

Poner límites es muy importante en las relaciones personales, y decir que no es vital para prevenir abusos de otras personas. Para ello es necesario tener una buena autoestima, donde nuestra autovaloración nos permita defender nuestros derechos sin anteponer los de los demás.

También es importante que sepan cuando irse de situaciones peligrosas, no por cobardía sino por inteligencia. El niño más fuerte no es el que pega, sino el que sabe hablar en su momento y cuando sabe irse cuando la cosa se pone peligrosa.

Pedir ayuda cuando sea necesario

Los niños tienen miedo a pedir ayuda en muchas ocasiones, por si empeora la situación. Debemos ser firmes en este punto, y centrarnos en que la violencia y el abuso no pueden ser silenciados. Que le puede pasar a más niños y debemos actuar para que paren.

Es importante que sepan acudir a nosotros o al adulto más cercano de confianza para pedir ayuda si fuera necesario. Si fuera necesario se puede contar con ayuda profesional, sobre todo en casos donde el acoso lleva sucediendo bastante tiempo ya que deja unas heridas emocionales que es necesario tratar.

Porque recuerda… la violencia no es una opción para resolver los conflictos.


Sé el primero en comentar