Cómo enseñar a un niño a no morder

madre con niño con alta demanda

Si llevas a tu hijo a la guardería es probable que alguna vez haya vuelto a casa con algún bocado en su cuerpo. A la edad de 18 meses es bastante habitual que los niños muerdan, pero resulta imprescindible que los padres puedan quitarle ese hábito lo antes posible, ya que es un mal hábito y suele ser bastante problemático.

A los niños pequeños les gusta sentir cosas por su boca porque es una forma que tienen de explorar el mundo que les rodea. Para ellos, inspeccionar por la boca es una forma de aprender sobre el mundo, así como también una fuente de consuelo, sobre todo cuando están saliéndole los dientes.

Para algunos niños sin embargo, se convierte el morder en una forma temporal de comunicación. Cuando los niños muerden a los 18 meses no lo hacen por maldad. Los niños a esta edad no tienen las habilidades lingüísticas suficientes para poder expresar lo que sienten y muerden para mostrar sus emociones negativas, normalmente cuando se sienten frustrados, ansiosos o aburridos.

Las circunstancias en la que los niños muerden pueden ser bastante amplias. Algunos niños muerden solo en casa porque es un entorno seguro en el que puede expresar sus emociones. Más a menudo, también puede ocurrir que los niños muerdan cuando están con otros iguales, jugando o en entornos de ocio. Un niño que asiste a la guardería es posible que muerda con frecuencia o que reciba bocados de otros niños.

Cuando se muerde

Los niños muerden para expresarse, lo primero que hay que hacer es aceptarlo. Después, buscar las soluciones para resolver el problema sin necesidad de regañar al niño o de castigarle. Es muy pequeño y solo está intentando comunicarse o mostrar sus emociones, reñirle o castigarle solo hará que se sienta frustrado y que aprenda que expresar sus emociones no es lo correcto. 

Debemos permitir a los niños a tomar decisiones sobre cuándo abrazar o besar a otros

También hay que tener en cuenta que morder suele ser una fase pasajera, por eso más que quitar el hábito al niño, son los padres los que deben saber cómo actuar para que el niño deje de hacerlo. Si tu hijo muerde hay maneras efectivas para lidiar con este comportamiento y que todo mejore sin necesidad de sentirse mal por esto.

Lo primero que hay que tener en cuenta es al destinatario del mordisco. Si un niño muerde a otro hay que acudir a la víctima y consolarle, al no responder al acto de morder no se reforzará este comportamiento. Después tendrás que retirar con calma al mordedor de la situación y darle un momento para que pueda recuperar la compostura. Luego, con una voz firme y tranquila hay que decirle algo así al niño que ha mordido: ‘No se muerde porque duele’.

Nunca muerdas a un niño ‘para devolverle lo que ha hecho’, porque además de que es ineficaz es agresión. Además, el niño aprenderá que morder está bien y podría pasar a convertirse de un hábito pasajero a un comportamiento realmente agresivo y aprendido.

Estrategias para evitar las mordeduras

Si realmente quieres que se eviten futuros episodios de mordeduras de tu hijo hacia otros niños o adultos, entonces no dudes en seguir las siguientes estrategias que te contamos desde Madres Hoy.

 

Sé un buen ejemplo

Aunque es algo obvio es necesario que como pade o madre seas el mejor ejemplo para tu hijo. Lo que tú haces o cómo te comportas es lo más importante para él, es lo que realmente aprende. En este sentido, recuerda que nunca debes morder a tu hijo para devolverle el bocado. Él no entenderá por qué lo haces, solo entenderá que le estás haciendo daño… la persona más importante de su vida y con quien tiene el vínculo afectivo más fuerte y estable le hace daño y le muerde, ¿puedes imaginarte lo que puede provocar eso en su desarrollo emocional?

Cuáles son las palabras más fáciles para los niños cuando empiezan a hablar

Estimula las palabras

Aunque no tenga buenas habilidades lingüísticas es más que probable que algunas palabras sí sepa decirlas por lo que puedes animarle a que diga algunas palabras cuando se sienta enfadado o frustrado. Dile a tu pequeño – e insiste porque necesitará que le repitas las cosas bastantes veces-  que cuando se enfade o algo le moleste puede tener alternativas a morder como decir cosas como: ‘No quiero’ o ‘no me gusta’. Así los demás podrán entender mejor lo que le sucede.

Ten en cuenta las necesidades de tus hijos

En ocasiones los niños muerden cuando se sienten demasiado cansados o irritados. En este sentido debes saber que la sobreestimulación es una causa frecuente de morder. Por esto, es importante que tengas estrategias de calma para tu pequeño e intentes que esté bien descansado y con los estímulos necesarios únicamente, de esta manera será menos probable que utilice sus dientes. 

Ofrecer un  sustituto para morder

Es necesario que tu hijo tenga un sustituto para morder como por ejemplo, un mordedor. Con suaves recordatorios es posible que empiece a morder el mordedor en lugar de hacerlo en el cuerpo de su compañero de juegos, de sus padres, de los primos o de cualquier persona que se encuentre cerca de él en ese momento cuando se sienta irritado o frustrado.

madres estudiantes

Busca los desencadenantes

También es muy importantes que tengas en cuenta los desencadenantes que pueden hacer que tus hijos muerdan a otros. Por ejemplo, si notas que tu hijo muerde cuando un amiguito le quita su juguete favorito para mostrar su enfado, puedes tener dos juguetes iguales y que cuando eso suceda pueda tener una alternativa. Pero si el morder se convierte en algo crónico, entonces las razones no serán siempre tan evidentes. 

Si tu hijo muerde en repetidas ocasiones pero no sabes cuáles pueden ser los desencadenantes, puedes empezar a usar recompensas por el buen comportamiento pero también, sería bueno que le llevases al pediatra para saber que todo está bien. Es posible que por ejemplo, si tu hijo se está tomando algún medicamento en concreto le haga estar más irritable y quizá con un cambio de medicación sea más que suficiente.

También puede ser que un niño que muerde lo hace porque está estresado por algún  motivo como quizá el destete, la llegada de un nuevo hermano o cualquier otro aspecto. Es necesario prestar atención especial ara encontrar cuál es el desencadenante que hacer que tu hijo muerda, y una vez que lo encuentres… será mucho más fácil solucionarlo.


Un comentario

  1.   Adolfo soncco dijo

    Muchas gracias Maria, excelente informacion lo guardare en favoritos para mi esposa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *