Entrevista a Alba Alonso Feijoo “Los estereotipos de género están invadiendo la literatura infantil”

Alba Alonso

Aprovechando que ya ha empezado abril, un mes dedicado a los libros (Día del Libro Infantil, Día del Libro, diversas ferias, …), hace varios días que le estamos dando relevancia a temas relacionados con la lectura, y centrados en las familias, y en la infancia. Fue la casualidad la que nos hizo descubrir una nueva campaña de la iniciativa #soyquiendecide, impulsada por Alba Alonso Feijoo. En esta ocasión, la iniciativa se centra en la “rosificación” de los libros dirigidos a niñas, fenómeno que se denuncia desde Realkiddys, blog referente de un proyecto educativo del que Alonso es CEO.

La verdad es que es tan obvio que las chicas no necesitan cuentos y poesía teñidos de rosa, que parece que la industria de productos para la infancia nos está tomando el pelo, pero continúo con mi presentación. Alba es doctora en filología inglesa, maestra de la escuela pública y mamá de 2; es sorprendente, pero aún le da tiempo a escribir literatura infantil, y ha publicado recientemente “Martin is the best”. Nuestra entrevistada se manifiesta enamorada de la infancia y aprendiz incansable; y por si fuera poco colabora habitualmente en varios medios de información.

Realkiddys es una forma de luchar contra los estereotipos de género y de buscar la coeducación. Creo que vais a disfrutar con esta entrevista, pero nos conformamos con que seáis conscientes de la forma en que nos están vendiendo segregación por géneros junto a los juguetes, disfraces o libros que compramos para nuestras hijas y nuestros hijos; y eso les quita libertad, pero también puede condicionar los roles que desempeñan.

Madres Hoy: Detrás del proyecto que promueves hay un interés en que las niñas y los niños puedan SER libremente, y sin intromisiones. Eso quiere decir que unos y otras tienen gustos y características diferentes, y no necesariamente condicionados por su biología. ¿Tienes idea de cuándo empezaron a “rosificarse” los productos para el ocio que se quisieron dirigir a niñas?

Alba Alonso: La rosificación ha tenido diferentes adeptos a lo largo de la historia. Antes del siglo XX si nos fijamos en los cuadros de las familias reales veremos que reyes y príncipes aparecen de rojo o rosa. Y eso es porque el rojo era el tinte más caro, además de simbolizar poder, fuerza y energía.

Si vamos unas décadas más adelante en la historia, a principios del siglo XX, observaremos que tanto niños como niñas vestían de blanco, ni siquiera de rosa o azul, como nos dice la historiadora Jo Paoletti en su obra “Pink and Blue: Telling the Boys from the Girls in America”. El blanco era usado por su practicidad para ser metido en lejía, y quitar así las incómodas manchas típicas de los bebés. Paoletti nos cuenta cómo a partir de los años 20 comenzó a haber ciertas diferencias en el mundo rosa/azul por diversos motivos, pero dependiendo del estado en el que nos encontráramos, el rosa podía aparecer etiquetado para niños o para niñas de manera arbitraria. En Europa pasaba algo parecido, pues en Francia los orfanatos vestían a los niños de azul y a las niñas de rosa, pero en Alemania sin embargo, se hacía al revés, tal como explica Paoletti.

Si bien la época de los 60-70 fue un mundo lleno de color y neutralidad, los 80 trajeron el mundo rosa/azul buscando un aumento en las ventas, y los 90 y el mundo Disney hicieron el resto. El siglo XXI ha supuesto la gran explosión de este universo bi-color, que no solo no ha conseguido encontrar freno, sino que continua “in crescendo” en nuestros días.

En estos momentos estamos trabajando los tremendos estereotipos que invaden la literatura infantil

MH:¿Cómo surgió #soyquiendecide? Creo que esta es la tercera “edición” de la campaña, ¿cómo valoras la aceptación de las anteriores?

A.A.: La iniciativa #soyquiendecide se encuadra dentro de la campaña “Enseñando a Ser”, un movimiento por una infancia más tolerante, igualitaria, y justa. Esta campaña la estamos llevando a cabo en colaboración con Madresfera, y estamos francamente encantadas por la acogida que está teniendo. La primera acción tuvo lugar las pasadas navidades denunciando el latente sexismo en los juguetes, continuamos en carnavales mostrando las barbaridades que presentaban algunos disfraces infantiles “sexis”, y en estos momentos estamos trabajando los tremendos estereotipos que invaden la literatura infantil. Es una manera muy clara y sencilla de concienciar a la sociedad, en especial a padres y madres, sobre lo que realmente implica el mundo rosa/azul y sus futuras consecuencias.

MH: Los fabricantes quieren “hacer caja” como dices tú, los consumidores nos dejamos llevar; a veces no sé si la publicidad crea necesidades o les da respuesta. ¿Cómo suelen reaccionar las marcas ante la presión para que adopten una política igualitaria?

A.A.: Hoy en día ya hay diferentes marcas que comienzan a implicarse en este viaje de respeto a los gustos de la infancia independientemente de su sexo. Pero desafortunadamente, estamos comprobando que en muchos de estos casos no es más que una estrategia comercial, porque lo hacen bien en navidades y luego no aplican la misma teoría en carnavales, por ejemplo. Sea o no estrategia, hace falta un gran cambio por parte de las marcas. El público comienza a demandarlo y esperamos que sean muchos más los que se “suban al carro”, y abandonen ciertas prácticas absurdas.

Entrevista a Alba Alonso Feijoo "Los estereotipos de género están invadiendo la literatura infantil"

MH: Ahora nos estás hablando de la “rosificación” de los cuentos “para niñas”, ni que decir tiene que estoy de acuerdo contigo en que a las chicas no hace falta que les digan qué leer, y que pueden abrir libros de aventuras  o acción. Conozco un proyecto similar al que estás desarrollando (Let Toys be Toys en Reino Unido), ¿sabes si existen en otros países?

A.A.: Lettoysbetoys es un movimiento fantástico, y están consiguiendo grandes cosas a través de sus denuncias. Desde Australia también está PlayUnlimited que lleva hasta el momento dos campañas navideñas con “NoGenderDecember”. En España estas pasadas fiestas navideñas fueron varios los ayuntamientos que se animaron a realizar campañas contra el sexismo en los juguetes. Pero esto es algo que hay que trabajar todo el año, y no solo desde el mundo de los juguetes, porque son muchos los terrenos a mejorar en este sentido.

Existen libros que directamente segregan por sexo al ser etiquetados en sus portadas como “para niñas” o “para niños”

MH: Ahora viene un buen mes para que “nos plantemos” y dejemos libertad a los niños en sus elecciones de lectura (el Día del Libro Infantil y Día del Libro). Por eso necesito tu ayuda: cuéntanos cómo puede afectar al desarrollo de un niño o a una niña que les digamos que sus lecturas han estado previamente diferenciadas.

A.A.: Los cuentos son una herramienta muy atractiva para los más peques de la casa. Además de mensajes escritos, en gran parte de estas obras infantiles contamos también con las ilustraciones, y el poder de la dualidad texto/imagen es increíble. Si siempre ven a la madre del cuento haciendo las tareas del hogar, y al niño haciendo deporte, mientras la niña está sentadita jugando tranquila a las muñecas, los mensajes que ese niño o niña está recibiendo son muchos y muy claros. Por si fuera poco, existen libros que directamente segregan por sexo al ser etiquetados en sus portadas como “para niñas” o “para niños”.

En los de niñas encontraremos un mundo rosa de princesas, pasteles, mariposas y flores, y en el de los niños habrá mucha más acción, deportes, ciencias, animales peligrosos, superhéroes… Es difícil que a una niña a la que le estamos enseñando que debe ser pasiva y dulce, se acabe convirtiendo en una empresaria líder. Y a un niño que podría ser maestro le estamos diciendo que ese mundo no es suficiente para él.

MH:¿Qué se necesita para que este tipo de iniciativas impacten en la sociedad? Y dinos por favor: ¿qué podemos hacer madres y padres (aparte de no comprar en rosa o azul) frente a esta intromisión de la industria en la vida de nuestros niños y nuestras niñas?

A.A.: Hay muchas cosas que podemos hacer. El no adquirir productos que segregan por sexo es la que pueda tener mayor repercusión, pero el compartir este mensaje entre nuestros allegados puede también conseguir grandes avances. Si es el cumpleaños de tu niña y organizas una fiesta, deja caer que no quieres todo rosa o todo “femenino”. Si vas al cumpleaños del amiguito de tu hija, no añadas otro superhéroe a su colección, y trata de buscar algo más neutro. Y si es mayor, por supuesto que se respeten sus gustos, pero sobre todo que haya variedad. Si nunca le has regalado una muñeca a tu hijo, o un coche a tu hija, ¿cómo sabes que no les va a gustar?

Y ¡cómo no!, invito a madres y madres a unirse a #soyquiendecide y compartir en todo tipo de redes sociales mensajes, tuits, y posts de denuncia a este mundo de estereotipos que no hace más que limitar a nuestra infancia.

Desde las escuelas también demandamos mayor y mejor formación para el profesorado en este aspecto, y por pedir, lo ideal sería que el gobierno se implicase con leyes que no permitiesen determinadas acciones, anuncios publicitarios o programas de televisión donde la segregación por sexos, y un continuo sexismo son más que evidentes.

Hasta aquí la entrevista a Alba Alonso, profesional consciente e incansable divulgadora; le tengo que agradecer su colaboración. Sus aportaciones me han resultado tremendamente útiles, y espero que a vosotras / os os sirva para entender un poco más cómo repercuten los estereotipos en nuestros hijos y nuestras hijas.

Más información — Realkiddys


Categorías

Aprendizaje

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *