Entrevistamos a Alba Padró Arocas: “La mayoría de las madres quiere alimentar a su bebé con lactancia materna”

Alba Padró Arocas

Alba Padró: asesora de lactancia materna, IBCLC y co-fundadora de LactApp.

Como sabéis, hoy empieza la #smml17 (Semana Mundial de la Lactancia Materna), y para celebrarlo tenemos a una invitada muy especial. Se trata de Alba Padró Arocas, a quien seguro conoceréis por su trabajo como asesora de lactancia, y porque es una de las fundadoras de LactApp. Sobre LactApp hablábamos aquí: es la app de lactancia más completa y personalizada, que Alba creó junto a su socia María Berruezo.

Alba Padró es asesora de lactancia e IBCLC (un certificado que acredita internacionalmente a asesoras), también es profesora de asesoras y personal sanitario en lactancia. Lleva muchos años apoyando a mamás recientes, y respondiendo consultas sobre lactancia materna. Forma parte de Alba Lactancia Materna y ha escrito durante muchos años en “Som la llet” de Criatures (un blog en catalán perteneciente al diario Ara). De Alba son conocidas su profesionalidad y su generosidad, doy fe de ambas tras comprobar su predisposición a colaborar con esta entrevista, y darme cuenta de que realmente es una persona que sabe muchísimo sobre lactancia materna… aunque he leído declaraciones suyas que también demuestran una gran humildad y calidad humana, y eso lo valoro muchísimo.

No quiero alargar mucho esta presentación, a pesar de que nuestra invitada lo merecería, así que os dejo con la entrevista.

Madres Hoy: ¿Es muy grande la diferencia entre las tasas de lactancia materna antes y después de que se extendiera la alimentación con leche de fórmula?

Alba Padró: ¡Es radicalmente opuesta! Antes de la normalización social de la alimentación con leche artificial la norma biológica era alimentar a los bebés con leche materna. Había otras opciones, siempre las ha habido, pero suponían un riesgo de mortalidad y morbilidad muy elevados para los bebés. Las leches de otros animales, las mezclas de leches, harinas, miel u otros azúcares y huevos eran preparados caseros de emergencia.

En los pueblos siempre se ha conocido el concepto de los “hermanos de leche”. Tener hermanos de leche no era un secreto, era un orgullo, todo el mundo sabían de la existencia de un lazo, casi familiar, entre los hijos de la mujer que les había amamantando, aún y cuando no eran familia biológica.

Y por otro lado cuando un bebé no podía mamar o su madre no quería amamantarle, según el estatus social y la situación, se buscaba a otra mujer para que lo criase o una ama de cría. La lactancia mercenaria forma parte de nuestra historia y era una forma de empleo para muchas mujeres y una señal de estatus social para las familias que pedían los servicios de la nodriza.

En nuestro mundo industrializado ahora la norma en la alimentación infantil es el uso de la leche artificial, y a pesar de que año tras año se produce un aumento en las cifras de madres que inician y mantienen la lactancia es una situación que costará modificar. De hecho ni tan siquiera podemos tener claro que podamos revertirlo de nuevo completamente.

Hay mujeres en nuestro país que una vez han finalizado la hora de lactancia no se les permite en su jornada laboral sacarse leche. Lo que resulta chocante es que sus compañeros tienen derecho a salir a fumar pero a ellas no se les permite sacarse leche

MH:¿Cuál es (o son) el principal enemigo de la lactancia materna?

A.P.:Los tres principales enemigos son: el desconocimiento, la falta de apoyo y dificultades de las mujeres para compaginar vida laboral y familiar.

El desconocimiento y la falta de información son grandes obstáculos, ya que las mujeres desconocen casi totalmente el funcionamiento de la lactancia materna. Cuando las expectativas chocan con la realidad el fracaso está servido. Y es que las mujeres no tienen referentes, no tienen suficiente formación ni información sobre lactancia, y aunque crean que no saben nada del tema puedes estar segura de que su cerebro está lleno de inputs, que lejos de ayudar en los momentos de crisis van a interferir sin ninguna duda: si el niño no engorda, mi leche no es buena; si el bebé llora mucho, mi leche no le llena; si tengo dolor me tengo que aguantar… y así hasta el infinito.

Por otro lado se ha observado la tendencia cada vez mayor de las madres en el deseo y verbalización de iniciar la lactancia materna. Y ese deseo se ve irremediablemente afectado en el momento que surgen dificultades y nadie parece saber cómo atajarlas. Muchas mujeres sufren durante meses, viven una situación horrible que nadie debería sufrir. Y es que si tienes dolor en una pierna, por ejemplo, nadie te va a decir: pues no la uses. Usa una silla de ruedas y no te preocupes más. Si te duele una pierna van a intentar buscar la causa y solucionarlo, ¿no?. Pero cuando una mujer tiene dificultades, dolor o dudas encontrar ayuda parece misión imposible. Y sin esa ayuda, sin ese aliento… abandonar es la opción a la que te ves abocada aunque no quieras.

Y finalmente la conciliación. Aunque si comparamos con otros países del planeta disponer de 16 semanas de baja por maternidad es un lujo, la realidad es que son totalmente insuficientes. Ya sean 2 semanas, 8 o 16… la realidad es que las mujeres tenemos que dejar con otras personas, en muchas ocasiones, a nuestros bebés mucho antes de lo que nos gustaría. Además en las empresas no suelen facilitar que las mujeres dispongan de espacios ni tiempos para extraerse la leche y poder mantener la lactancia. Hay mujeres en nuestro país que una vez han finalizado la hora de lactancia no se les permite en su jornada laboral sacarse leche. Lo que resulta chocante es que sus compañeros tienen derecho a salir a fumar pero a ellas no se les permite sacarse leche.

Alba Padró

MH: ¿Cómo se explica la separación entre el pensamiento “la leche materna es lo mejor para el bebé” y el retroceso en el mantenimiento de la lactancia de las últimas décadas?

A.P.:Creo que hay varios factores asociados. En primer lugar la divulgación hasta la normalización que la leche artificial hoy en día es casi como la leche materna. En segundo lugar los avances de la medicina y en último el cambio de paradigma en nuestra sociedad que nos lleva a querer siempre la solución más rápida.

Cuando una lactancia no funciona no suelen existir soluciones mágicas. Se requiere de tiempo, paciencia y apoyo continuado para poder solucionarlos. Si como decía antes el apoyo suele ser inexistente, si le sumamos la presión que reciben muchas mujeres cuando tienen dificultades: no te compliques la vida, que ganas de sufrir, no vale la pena, se crían igual… Y todos los mensajes que diariamente recibimos sobre la mercadotécnia de la leche artificial hacen muy complicado conseguir mantener el concepto “es lo mejor”

Y eso no solo nos pasa con la lactancia. Queremos alimentos milagro, productos que nos adelgacen, cremas que nos mejoren la piel….

La mayoría de las madres quiere alimentar a su bebé con lactancia materna pero lo hemos convertido en un esfuerzo monumental que solo concierne a la madre. Si partimos de la base que la madre quiere amamantar, todo lo demás deberían ser ayudas para que lo consiga: información preparto, apoyo total en el posparto inmediato, prevención de cualquier posible dificultad que pueda surgir, apoyo durante todo el proceso… la realidad es que aún estamos muy lejos de dar un apoyo integral a estas madres. Cuando surgen dificultades tendemos a ofrecerles anternativas antes que soluciones reales y todo son juicios hacia ellas, tanto si luchan por continuar como si abandonan la lactancia. Hay que tener en cuenta que un abandono prematuro (antes de lo que la madre deseaba) es un fracaso de todo el sistema. Por eso, no se trata de convencer a las madres de que la lactancia es lo mejor, ellas ya lo saben. Lo que hay que hacer es facilitarles el trabajo y dejar de presionarlas.

No hay otro alimento más perfecto para una cría que la leche de su madre

MH: ¿Por qué la leche de mamá es el mejor alimento para un recién nacido?

A.P.: La leche de mamífero es específica para cada especie. Cada unos de los 5400 y pico mamíferos que habitamos este planeta fabricamos una leche con una composición única para nuestra cría. La leche materna ha dotado a los mamíferos de la capacidad de producir leche, una ventaja evolutiva que consigue que cada cada cría tenga lo que necesita en el momento que lo necesita.

La leche de una foca o de una ballena tiene mucha grasa, las madres pasan horas separadas de las crías, ya que tienen que volver al mamar para alimentarse. Además hace frío, lo que hace necesario que su leche tenga muchísima grasa. La leche de las liebres, por ejemplo, tiene muchas proteínas. Y es que los gazapos necesitan crecer muy rápidamente.

No hay otro alimento más perfecto para una cría que la leche de su madre.

MH: ¿Existen inconvenientes reales que imposibiliten la lactancia materna? ¿con un asesoramiento adecuado habrían más mamás amamantando durante más tiempo?

A.P.:¡Claro que existen! En general, el tanto por ciento de mujeres que van a tener complicaciones de producción es muy limitado pero existen y tenemos que tenerlo en cuenta. De la misma manera que existe un tanto por ciento de la población con una afectación cardíaca o en algún otro órgano, existen mujeres que no van a conseguir producir leche para alimentar de manera exclusiva a sus hijos.

Hace algunos años se lanzó el mensaje de que todas las mujeres podían amamantar y como todos los mensajes “totalitaristas” ha creado mucha culpa y frustración en muchas mujeres que no lo han conseguido a pesar de poner todo su empeño en conseguirlo.

Un buen acompañamiento profesional ayudará a las madres a conseguir la mejor experiencia posible de lactancia. Por ejemplo, si no puedes amamantar en exclusiva, puedes combinarlo con leche artificial, y hay maneras de mantenerlo en el tiempo si eso es lo que la madre desea.

Amamantar y trabajar es posible en la mayoría de las ocasiones y solo hace falta un poco de organización, pero requiere un esfuerzo y una dedicación extra

MH: Y relacionado con la pregunta anterior, puede haber razones de todo tipo, pero respecto a una posible  incompatibilidad con el trabajo, ¿hace más quien quiere que quien puede?

A.P.: El problema es que a las madres se nos pide que hagamos de superwoman, que trabajemos, cuidemos de los hijos y que lo hagamos todo perfecto.

Amamantar y trabajar es posible en la mayoría de las ocasiones y solo hace falta un poco de organización, pero requiere un esfuerzo y una dedicación extra. Encontrar el momento, el espacio, aguantar las miradas y comentarios de los compañeros, transportar y conservar la leche… Amamantar y trabajar es una de las principales causas por las que las madres dejan la lactancia, y es que no lo tenemos nada fácil. Y encima muchas veces las mujeres no saben, porque nadie te lo explica, que puedes compatibilizar el trabajo con la lactancia, o que puedes dar el pecho cuando vuelves a casa con el bebé.

Alba Padró y María Berruezo

Alba Padró y María Berruezo, fundadoras de LactApp

MH: Además de felicitarte por la app que creaste junto a Maria Berruezo, me gustaría que nos contaras ¿cómo se os ocurrió esa idea tan maravillosa? ¿por qué crees que necesitábamos LactApp?

A.P.: La información de lactancia está por todas partes, y hoy en día es relativamente fácil entrar en Google: buscar y buscar…. En primer lugar tienes que separar el grano de la paja, descartar la información que no es correcta o que no se adapta a vuestra realidad. Y una vez tienes información de lactancia correcta debes buscar y averiguar qué está pasando.

Eso justo es lo que queríamos evitar. Porque, por ejemplo, cuando tienes dolor o no sabes qué le pasa a tu bebé necesitas información directa, específica y necesitas saber poner un nombre a lo que pasa. LactApp trabaja como lo haría una asesora de lactancia, entras en un tema y te da opciones específicas según los datos que has introducido, te va dirigiendo para que elijas lo que está pasando hasta llegar a una respuesta final. Así, no ofrece las mismas opciones a una madre con un bebé recién nacido que a otra con un bebé de 6 meses, por ejemplo.

Queríamos información lo máximo de personalizada posible para que en cada etapa la madre encuentre las respuestas a todas sus dudas.

Las asesoras de lactancia formadas por alguna de las federaciones que existen en España, trabajamos de manera altruista dentro de los grupos de apoyo. Es decir, realizamos un voluntariado social, cedemos horas de nuestro tiempo para ayudar a otras madres que tienen dificultades

MH: Eres asesora de lactancia y consultora IBCLC, tienes ya varios años de trayectoria. ¿Nos puedes explicar en qué consiste el papel de una asesora de lactancia?

A.P.: La figura de la asesora de lactancia se creó en españa entre el el 1990 y el 1992, se creó para buscar una figura alternativa a las monitoras de la liga de la leche, para aumentar los grupos de atención a las madres.

Las asesoras de lactancia formadas por alguna de las federaciones que existen en España, trabajamos de manera altruista dentro de los grupos de apoyo. Es decir, realizamos un voluntariado social, cedemos horas de nuestro tiempo para ayudar a otras madres que tienen dificultades. Creo que no debemos perder esto de vista, el carácter voluntario y de ayuda madre a madre de nuestro trabajo. Es esencial el trabajo en los GAM (grupo de apoyo madre a madre) porque parte del funcionamiento de un grupo es el apoyo y experiencia de otras madres. Las asesoras dirigimos, por así decirlo, las sesiones pero lo que realmente ayuda a una madres es oír de boca de otra mujeres su experiencia, saber que los problemas se pueden superar, que existe esperanza.

MH: Abuelas, amigas asesoras de lactancia, profesionales de la salud, ¿a quién debe acudir una madre reciente que tenga problemas para instaurar o mantener la lactancia?

A.P.: Depende del tipo de “problema”, no es fácil saber a quién tienes que acudir en cada caso. La lactancia es un proceso fisiológico por lo que la mayoría de veces no es necesario acudir a un sanitarioLa lactancia es un proceso fisiológico por lo que la mayoría de veces no es necesario acudir a un sanitario. Las dudas del día a día podrían ser resueltas por otras mujeres, ya sean amigas o familiares. Si no hubiéramos perdido la cultura de la lactancia ellas serían el primer eslabón de la cadena. Ahora en este eslabón estamos las asesoras, que suplimos a estas mujeres del entorno familiar que quizá hoy en día no tienen las respuestas adecuadas para la madre.

Y, evidentemente, si el problema requiere atención médica la figura de referencia es sin duda la comadrona. Tenemos que conseguir aumentar la formación de comadronas, ellas son las encargadas de dar respuesta a las mujeres en todas sus dudas de salud reproductiva y sexual.

El papel de los gobiernos es justamente facilitarles estas ayudas para facilitar el éxito de la lactancia. Para empezar, más inversión en formación y en salud

MH: ¿Hay algo que puedan hacer los gobiernos para ayudar en el sostenimiento de la lactancia materna?

A.P.: Poder pueden hacer mucho, pero la maternidad y la lactancia están despreciadas por la mayoría de gobiernos en este planeta. La lactancia es un tema de salud pública y debería tener relevancia la promoción y ayudaLa lactancia es un tema de salud pública y debería tener relevancia la promoción y ayuda a toda madre que exprese su deseo de amamantar.

Entramos en un terreno muy pantanoso porque se ha convertido la lactancia en una guerra. No se trata de pedir explicaciones a las mujeres sobre sus elecciones, se trata de ayudar e informar a todas las madres que expresan que quieren amamantar. Y de la misma manera las madres que dejan claro que la lactancia no es su opción deberían recibir respeto sin más.

¡Tienen un papel muy importante! Las madres han demostrado de forma clara que quieren amamantar y están continuamente buscando recursos y apoyos para conseguirlo. El papel de los gobiernos es justamente facilitarles estas ayudas para facilitar el éxito de la lactancia. Para empezar, más inversión en formación y en salud, y también aumentando notablemente las bajas maternales y paternales.

MH: Y por último, ¿qué le dirías a una madre embarazada que tenga a la vez muchas ganas de amamantar y mucho miedo por si no lo consigue?

A.P.: El miedo puede ser un buen punto de partida. Si algo te da miedo lo mejor es desmontarlos poco a poco, uno a uno. Ir aprendiendo, afianzando los conocimientos, desterrando mitos y mentiras… un embarazo dura mucho tiempo y permite prepararse en la faceta teórica. Cuando llegan las prácticas la cosa se puede complicar pero si has “aprobado” la parte teórica te vas a mover para encontrar ayuda, vas a saber plantar cara a las situaciones complicadas.

Y sobre todo que no tengan miedo de ir a un grupo de lactancia durante el embarazo, es lo mejor que pueden hacer.

Una vez finalizada la entrevista, agradezco en mi nombre y el de todo el equipo de Madres Hoy, la inestimable contribución de Alba Padró, ofreciendo toda la valiosa información sobre lactancia materna que nos ha brindado; y sobre todo facilitando que este blog empiece la #smlm17 “a lo grande”. Gracias Alba, te enviamos un afectuoso saludo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *