Enuresis: síntomas, causas y remedios

Enuresis: síntomas, causas y remedios

Muchos niños siguen haciéndose pipí en la cama y sigue siendo uno de los dolores de cabeza de los padres e hijos. Los pequeños sienten vergüenza por hacerse pipí y los padres muchas veces se enfadan con ellos por eso. Hoy aprenderemos que es algo que puede ocurrir, que los pequeños no tienen la culpa, y que podemos evitar que vuelva a pasar.

Empecemos por lo básico, no existe un solo tipo de eneuresis.

Hay dos formas de enuresis: primaria y secundaria. La primera es la más frecuente y ocurre en niños que nunca han logrado un control completo de la micción. La segunda es cuando el niño moja la cama después de lograr el control de la micción.

La enuresis nocturna es la emisión involuntaria e inconsciente de orina que se produce durante el sueño en niños mayores de 5/6 años y sin lesiones en las vías urinarias. Sin embargo, antes de esta edad, el control voluntario de los mecanismos del tracto urinario aún no está completamente desarrollado y la enuresis nocturna puede ser completamente normal.

Aún así, aunque se trate de un fenómeno característico de la infancia, en ocasiones el problema persiste incluso entre los adultos. La enuresis es una alteración de la continencia urinaria. Por ello, no debe confundirse con la incontinencia. Si por enuresis entendemos un vaciado nocturno, completo y correcto de la vejiga, que se produce de forma totalmente involuntaria, por incontinencia entendemos, en cambio, una pérdida continua, intermitente o repentina de orina, aunque sólo sean unas pocas gotas a través de la vía urinaria.

Consejos para los padres que tienen niños con enuresis

Muchas veces ocurre que los medicamentos por sí solos no pueden resolver el problema de enuresis nocturna, si no que también se necesita la ayuda de los padres. Las primeras reglas a seguir en estos casos son:

  • Está prohibido regañar al pequeño, para no aumentar sus sentimientos de culpa. Sentirse culpale puede empeorar mucho la situación.
  • No hables de su problema con otras personas, especialmente con sus amigos. Si hablas de ello se sentiría humillado por su comportamiento.
  • No lo despiertes por la noche, para evitar que se haga pipí encima. Esto hace que lo viva como un castigo.
  • Explícale a él y a los demás familiares que este es un fenómeno que puede y debe curarse.

Las causas (no psicológicas): el estrés y el malestar solo empeoran la situación

El problema suele deberse a una reducción de los niveles de vasopresina, una hormona que se produce en una zona del cerebro (el hipotálamo), aunque el estrés y los problemas psicológicos pueden empeorar la situación. La tarea de la vasopresina es promover la reabsorción de orina en el riñón cuando no es posible vaciar la vejiga, como cuando estamos durmiendo.

En estos pequeños pacientes, sin embargo, la vasopresina se produce en pequeñas cantidades durante la noche. Además, a menudo tienen vejigas más pequeñas de lo normal y producen más orina que sus compañeros, por lo que retener la orina toda la noche es casi imposible.

Otras causas también pueden ser una producción excesiva de orina por parte de los riñones debido a la presencia de cantidades importantes de calcio o sodio. O la presencia de demasiada agua en el interior del organismo, debido a una dieta particularmente rica en estas sustancias.

Otras causas que pueden dar enuresis

Sólo en un pequeño porcentaje de niños el fenómeno está asociado a otras enfermedades. Cuando el trastorno aparece de forma repentina, suele ser consecuencia de una infección de la vejiga. Si el trastorno dura mucho tiempo, la causa de la enuresis nocturna puede deberse a una malformación del riñón, que provoca una producción excesiva de orina.

Se ha visto que la posibilidad de contraer enuresis es de 5 a 7 veces mayor si uno de los padres ha padecido el mismo trastorno en el pasado. Es más de 10 veces el promedio si ambos padres han tenido este problema. 

Por último, la enuresis nocturna es más frecuente si el niño lleva tiempo viviendo una situación de gran malestar psicológico, como ansiedad y sensación de inseguridad.

Si es alguno de vuestro caso, intentad saber cuál es la causa y así podréis solucionar el problema.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)