Equilibrio en el embarazo

Cuando una mujer está embarazada, sufre muchos cambios físicos, algo que da lugar a la inseguridad de su cuerpo y a la pérdida del equilibrio, pero el cuerpo es muy sabio y no nos debemos preocupar por este motivo, ya que la columna vertebral femenina, sabe estar preparada para esta situación.

La barriguilla que el bebé va formando en la embarazada, hace que el peso se incline hacia adelante. Para ello, la columna vertebral se arquea más, pues posee, a diferencia de los hombres, tres vértebras en lugar de dos y las articulaciones son mucho más largas.

Para una mujer que sufre problemas óseos, sobre todo, en la columna, le es más difícil sobrellevar un embarazo, para ello, es recomendable todo el reposo posible a partir del sexto mes.

Si se está acostumbrada a usar tacones, se pueden seguir llevando, aunque no es recomendable, pues hay que tener en cuenta que la postura del cuerpo va cambiando a lo largo de estos nueve meses de gestación y las extremidades tanto superiores como inferiores tienden a hincharse.

Algo que hay que tener en cuenta es que aunque el cuerpo se acomoda él solo a esta nueva postura, hay que ayudarle a ello, desde los tres primeros meses hasta los seis después de haber dado a luz  que es cuando termina de recuperarse, para ello, hemos de seguir alguno de estos consejos:

-no inclinarse hacia adelante para recoger algo que se haya caído al suelo

-subir a cualquier sitio de altura que se pueda perder el equilibrio (sillas, taburetes,)

-llevar cuidado de no resbalar (suelos mojados, encerados)

-evitar llevar peso

-bajar las escaleras (suelen ser las mayores caídas de las embarazadas)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *