¿Eres demasiado estricto con tus hijos? Segunda parte

¿Eres demasiado estricto con tus hijos? Segunda parte

En la primera parte de este artículo comentamos que la educación estricta tiene consecuencias muy negativas en la educación de los niños, ya que favorece las actitudes rebeldes de los niños. También analizamos una serie de conductas habituales en los padres estrictos.

A continuación seguimos analizando otras actitudes que los padres estrictos ponen en práctica y algunas alternativas para conseguir que el niño se desarrolle en un entorno más positivo y favorable.

Signos que demuestran que estás siendo demasiado estricto con tus hijos (II)

No permites que tu hijo cometa errores

Los errores forman parte del aprendizaje y del desarrollo. Pero muchos padres estrictos quieren que sus hijos sean siempre los mejores, que lo hagan todo bien, y suelen negarles la oporutnidad de que se enfrentan alas consecuencias naturales de sus errores.

A los niños hay que dejarles que experimenten lo que pasa cuando no hacen las cosas bien o cuando no prestan atención a las cosas o a lo que sea que tengan que hacer. Y si eso conlleva sacar peores notas o no ser un niño modelo, hay que aceptarlo.

Tienes poco tiempo para “tonterías”

A la mayoría de los niños les encantan las bromas ridículas y los juegos tontos. Les gusta “perder el tiempo” en esas cosas. Y también les gusta hacer a sus padres partícipes en algunas ocasiones.

Si recriminas constantemente esta actitud en tus hijos y no disfrutas del momento con ellos les estás negando la posibilidad de expresarse, de desahogarse, de disfrutar de la vida y desarrollar su creatividad. Saboreando estos momentos con ellos es mucho más eficaz que hacerles sentir culpables y tontos.

¿Eres demasiado estricto con tus hijos? Segunda parte

Regañas constantemente a tu hijo por todo para que haga las cosas

Regañar y castigar a los niños evita que asuman la responsabilidad de su propio comportamiento. Si regañas a tu hijo por todo no le vas a dejar que aprenda a hacer las cosas por su cuenta. Esto es una continuación del punto anterior. El niño tiene que aprender las consecuencias de lo que hace. Si estás encima de él, lo vas a hacer dependiente e irresponsable.

Le das instrucciones constatemente

Los padres estrictos están constantemetne recordando a su hijos cómo se tienen que comportar, tanto en público como en privado. Esto hace que el niño deje de prestar atención, lo que genera más instrucciones por parte de sus padres.

Centras tu atención en los resultados

En línea con lo anterior, los padres estrictos suelen estar más preocupados por el aprendizaje y los resultados académicos que por los sentimientos y emociones de sus hijos, por las apariencias y por la comparación con los demás.

Amenazas constantemente a tus hijos

Los padres estrictos hacen amenazas escandalosas y desproporcionadas de forma regular, apelando incluso a las cuestiones que más afectan a los niños emocionalmente. Esto hiere profundamente a los niños, que poco a poco empiezan desafiar a sus padres para ver si son realmente capaces de cumplir sus amenazas. Las amenazas y los castigos sistemáticos no contribuyen a conseguir nada bueno de los niños.

¿Eres demasiado estricto con tus hijos? Segunda parte

 Elogias el resultado y no el esfuerzo

Los padres estrictos por lo general no suelen ofrecer mucho, resevándolos para las afirmaciones de la perfección, olvidándose de esfuerzo que han hechos sus hijos y sus progresos.  Pero si solo elogias a tu hijo cuando saca un 10 o reduces su éxito deportivo a la cantidad de goles o puntos marcados, tu hijo puede pensar que tu amor está condicionado al alto rendimiento. Todos los niños pueden dar más, pero no todos pueden dar lo máximo.

No ofreces opciones

Los padres estrictos suelen dar órdenes y no permiten que sus hijos tomen decisiones o participen en ellas. Pero es mucho más útil plantear las tareas o las órdenes de forma que el niño elija, aunque solo sea el orden de ejecución. El niños tiene que acostumbrarse a tomar decisiones y a ser consecuencia con ellas.

 Te empeñas en que tu hijo haga las cosas a tu manera

Los padres estrictos suelen insistir en que sus hijos hagan todo una cierta manera impuesta por ellos, insistiendo en “hacer las cosas bien” o incluso en “jugar de la forma correcta”. Pero una cosas son las instrucciones y otra muy distinta no permitir al niño que busque su propia forma de hacer las cosas y que sea creativo a la hora de solucionar sus problemas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *