¿Eres padre y tu pareja amamanta a vuestro bebé? Estos consejos te servirán

Padre con bebé

A principios de este año 2017, entraba en vigor la ampliación del permiso de paternidad (¡gran noticia!), y muchos recién papás se alegraban enormemente porque iban a poder dedicar mucho tiempo a presenciar de cerca las primeras semanas del bebé, también podrían servir de apoyo o “sostén” a sus parejas. El postparto es un momento bastante delicado del ciclo reproductivo femenino: cuantas más manos hayan para servir de apoyo en diferentes actividades de la vida cotidiana, menor será el estrés de la recién madre.

Imagino que a priori, el planteamiento de cada papá es diferente, eso sí: algunas declaraciones presenciamos en los medios de información en el sentido de “¡qué bien, podré darle el biberón!”. Y aunque no soy anti biberón, si soy defensora de las bondades y beneficios de la lactancia materna (aunque solo sea por el vínculo mamá-bebé); de hecho, amamantar es un acto fisiológico propio de las mamíferas (y nosotras lo somos, aunque vivamos en el siglo XXI). Por eso me sorprendía, y sentí la necesidad de debatir sobre el tema, porque … ¿sabemos que dar el pecho es lo único que las mujeres pueden hacer pero los hombres no?

Quiero decir: si eres papá, imagina la de tareas en las que te puedes implicar, incluyendo facilitar una lactancia exitosa, ¿te las detallo? Voy a dar solo algunos ejemplos: ir a hacer la compra, poner lavadoras, coger al bebé en brazos para que mamá se relaje unos minutos o se duche, atender las llamadas de teléfono, llevar a los mayores al cole, llevarles al parque, ir a las tutorías en la escuela, hacer la comida, pasar la aspiradora, cambiar al bebé, volver a tenerle en brazos por placer de hacerlo, observar como la madre amamanta, preparar el bolso para salir a pasear con el bebé… Seguro que se te ocurren más, ¿para qué necesitas darle biberón si hay tanto por hacer?
Lactancia materna

Papá: tu papel en la lactancia materna es decisivo.

Me diréis: “bueno, pero cada familia decide si el alimento será la leche de mamá o de biberón”, si claro, pero que la decisión incluya la necesidad del bebé. Y aún sabiendo que hay veces en las que no se puede, me veo en la ‘obligación’ de insistir en que diversas organizaciones nacionales e internacionales, señalan que la lactancia materna debe ser exclusiva desde los 0 hasta los 6 meses de vida; y que debe prolongarse hasta los 2 años junto con la alimentación complementaria.

En primer lugar, liberas a mamá que va a quedarse en casa (durante como mínimo su período de descanso por maternidad) de tener que realizar diversas actividades, que aunque solo tuvieran relación con los cuidados, van a cansarla mucho. Incluso si nos olvidamos de ciertas tareas domésticas, hay otras que son necesarias (ropa, nutrición de los padres y de los otros hijos, higiene…).

La madre ha estado 40 semanas embarazada y ha parido, esto no la convierte en una enferma, pero ahora tiene que ocuparse de una criatura preciosa, con la que ha establecido un vínculo muy saludable. Por definición, los mamíferos primates y altriciales, estamos diseñados para mantenernos en contacto constante con la cuidadora principal (esto no depende de ideologías), y es muy, pero que muy saludable. Pero ¿imaginas lo que puede ser atender al bebé, alimentarle, mantenerlo junto al propio cuerpo,… sin soporte y sin nadie que ayude en las otras cosas?

Seguro que ahora lo entiendes mucho mejor. Pero si te digo que además puedes aprender sobre posturas, crisis de lactancia u otras dificultades, y que con ello no sólo crecerás como padre, sino que podrías servir de valiosa ayuda…

Bebé con su madre y su padre

La oportunidad maravillosa de ser soporte emocional.

Por si fuera poco, tu pareja y tu tenéis una gran ocasión para gestionar ciertas emociones y mejorar vuestra relación. Muchas mujeres sienten tristeza tras el nacimiento (no tiene por que ser depresión post parto, pero sí tristeza), necesitan ser escuchadas, y que la ‘montaña’ emocional en la que se encuentran, no las devore. Para eso estás tú también, te van a faltar días de permiso por paternidad, pero te aseguramos de que merece la pena vivir intensamente la experiencia.

Los pechos y la decisión de amamantar.

Ni que decir tiene, que la principal función de las tetas es alimentar a los recién nacidos (aunque el porno y los anuncios de ropa interior se empeñen en hacernos creer otras cosas). Así que bueno, imagino que no serás un hombre demasiado anticuado o deseoso de ‘marcar territorio’, pero en cualquier caso, también debes respetar la decisión de amamantar, entendiendo que esa parte del cuerpo de tu pareja es suya.

No he querido ampliar mucho más este post, indicando al detalle todas las tareas que puedes hacer para mejorar el estado de ánimo de la recién mamá, pero también para que vuestro hogar se normalice lo antes posible, y todas y todos tengan sus necesidades atendidas. Si tenéis suerte de tener familia cerca, las actividades estarán más repartidas, si no, arrima el hombro y demuestra que entiendes cómo funciona eso de la corresponsabilidad. Y no te preocupes, en algún momento tú también vas a establecer vínculo con tu hija o hijo, tienes mucho tiempo por delante; de hecho, ya lo estás haciendo cuando lo coges en brazos y le sonríes.


Categorías

Consejos, El bebé

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *