¿Es difícil ser adolescente?

adolescente

Si echas la mirada atrás es posible que puedas llegar hasta tu adolescencia y recuerdes cómo fue esa época para ti. Estoy segura que recordarás momentos difíciles de identidad, momentos de querer conocerte a ti misma, de creer que sabías todo sobre la vida pero ni siquiera habías empezado a entender nada, pues así es ser adolescente; todo un cúmulo de sensaciones, experiencias y emociones.

Ser adolescente hoy en día no está exento de problemas y más ahora por culpa de la crisis que hace que muchos adolescentes sufran en sus propias carnes lo que es que un padre o una madre haya perdido el trabajo. Esto ocasionará problemas económicos que les cuesta entender e incluso habrán familias que tengan la obligación de trasladarse a otra zona para poder pagar los recibos.

adolescente en la calle

Y cuando hay problemas en casa, aún deben de tener la fuerza de voluntad suficiente y la entereza emocional para intentar sacar buenas notas en el instituto y poder labrarse poco a poco un futuro.

Los padres luchan porque la salud de los adolescentes sea buena, y ellos luchan para poder encajar en el perfil de belleza que esta sociedad tiene establecido y que los jóvenes se dejan llevar por él sin tener en cuenta las consecuencias de seguir este tipo de modas. Por eso desde pequeños resulta primordial que desde casa se trabaje la buena relación con los alimentos.

Y por si fuera poco, en estas edades de cambios físicos, de una noria de hormonas, de querer marcar la identidad a costa de discusiones familiares y llantos, además de todo esto los adolescentes empiezan a enamorarse y a sentir nuevas emociones hacia sus iguales. Algo que deben aprender a manejar, no sólo las emociones, sino también para poder tener unas buenas relaciones sexuales, con conocimiento.

Quizá ahora recuerdes un poco mejor qué era eso de ser adolescente… y está bien que lo hagas, porque si tienes un hijo/a adolescente, es probable que aunque la sociedad siga avanzando… él/ella también siente lo mismo en estos instantes. Y tú, ¿qué me dirías? ¿Es difícil ser adolescente?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *