Es llegar el verano y los niños engordan, ¿por qué será?

Es llegar el verano y los niños engordan, ¿por qué será?

No es ningún misterio: es verdad que en verano los niños (no todos) se mueven más, o eso creemos… pero es que también ingieren más calorías; y claro si hay desequilibrio energético (más ingreso que gasto) está cantado que existe el riesgo de engordar. Y a los niños también les pasa, porque jugar un poco en la piscina, o el paseo vespertino por el paseo de la playa, no compensan los 10 helados semanales, ¿lo sabías?

De hecho los nutricionistas suelen recomendar NO MÁS de 2 o 3 helados semanales, ¡y siempre que la dieta del niño sea equilibrada! Permíteme que me ría, y no por que sea gracioso, ¡2 o 3 helados a la semana! ¡si mis hijos a los que tengo acostumbrados a comer mucha fruta y ensaladas (y no, no les obligo a ello) están superando esa cifra! ¿qué será de los niños cuya nutrición es desatendida?

Pero no son solo helados, a estos alimentos “insanos” (después os cuento un poco más) se suman los snacks salados (o muy salados), los zumos (da igual que creamos que son naturales), los refrescos, la tostada con crema de cacao para untar en el desayuno, los 4 vasos de leche con chocolate al día, varios bocadillos diarios (cuando durante el curso son 1 – a lo sumo 2 -), …. Sí de acuerdo, soy una exagerada, ¿o no?

La alimentación de los niños en verano está desequilibrada: mucho azúcar, mucha sal, muchos hidratos, mucha grasa, bastantes proteínas, poca fibra

Así, el niño que durante el curso parecía un tirillas, acaba agosto con un poco de tripita; y al que le sobraban unos kilos el pediatra le dirá que tiene sobrepeso. Y no, lo más importante no es nuestro exterior, pero es que al exceso de peso se asocian otras enfermedades que no queremos para los nuestros, por eso debemos andar con cuidado (diabetes de tipo 2, síndrome metabólico, colesterol, etc), y no perder de vista las bases de una alimentación saludable.

El mito de los helados

Los helados no son sanos, bueno si tomas unos poquitos a la semana (poquitos son 2) no va a pasar nada, pero ¿en qué te basas para decir que son sanos? que son un lácteo, es verdad, pero un lácteo “con bastante grasa” que se suma a los vasos de leche y el yogur diarios. Les agregan mucho azúcar que se transformará en grasa si no se quema. Hay helados que aportan la friolera de 300 calorías, eso es mucho, diría.

Que sí, que da gusto tomarse alguno en verano, pero recuerdo que hace unos años te comías uno al día durante la quincena de vacaciones de tu padre, el resto del verano pasabas casi sin ellos, y si los degustabas era porque tu abuela ese día hacía granizado. Hoy los niños toman uno (a veces más) al día; y ahora dime tú con si la cantidad de ejercicio físico que realizan, van a compensar esa ingesta, creo que no.

Y así podríamos seguir con otros alimentos insanos, pero no será hoy: porque ¿también crees que son sanas las patatas fritas, y el refresco de naranja (claro, como está hecho de naranjas)?

Engordar en verano2

¿Que hacemos entonces?

Pues no descuidarnos, como no nos descuidamos en invierno: no digo que un día no puedas cenar a las 11, que no puedas comer pizza y cenar pasta con helado, o que tus hijos no puedan merendar dos veces, pero un día es un día… no pierdas el ritmo y el interés, porque en alimentación, la regularidad y el equilibrio cuentan para sumar salud.

Siempre se deben priorizar las hortalizas, verduras y frutas frescas, cereales integrales, y procurar que los niños coman legumbres aunque estemos en verano. Es mejor cocinar los alimentos al vapor o la plancha que freírlos. Y súper importante realizar comidas juntos toda la familia, manteniendo una constancia en los horarios.


Categorías

Nutrición

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *