¿Es necesario llevar a los niños a la escuela infantil?

A veces parece que si queremos que nuestro hijo o hija aprenda o si queremos que esté con otros niños, hay que llevarlo a la escuela infantil.

Pero ¿realmente es necesario para el correcto desarrollo del niño pasar por la escuela infantil? si decidimos no llevarlo ¿aprenderá algo?¿no echará de menos estar con otros niños?

Veamos si realmente es necesario ese paso por la escuela infantil.

 

 

Es cierto que los niños necesitan un ambiente rico y estimulante para poder desarrollar sus habilidades y destrezas a todos los niveles. Necesitan un ambiente en el que se sientan lo suficientemente seguros desde el punto de vista afectivo como para dedicarse a explorar, jugar… Por norma general, el ambiente familiar ofrece todo esto, es el primer contexto educativo: estímulos adecuados y seguridad afectiva junto a mamá, papá o una persona de la total confianza del niño, para entregarse libremente al juego y a la exploración del medio.


También es cierto que los niños y niñas necesitan socializar, compartir espacios de juego con sus iguales. Es una etapa del desarrollo a la que se llega por maduración, no es un aprendizaje. Hacia los 3 o 4 años, cuando ya son capaces de comprender el placer del juego compartido, el niño o la niña muestra interés en jugar con otros niños. Antes de esta edad, difícilmente tienen interés genuino en compartir juegos, por el momento evolutivo en el que se encuentran, en pleno egocentrismo.

Así pues, la asistencia a la escuela infantil no es un requisito imprescindible para el correcto desarrollo del niño o la niña.

Entonces ¿qué función cumplen las escuelas infantiles?

Para muchas familias, es la única forma de poder conciliar dos mundos irreconciliables como son la vida familiar y la vida laboral. En una sociedad con tan pocos apoyos reales para ejercer la maternidad y la paternidad, las escuelas infantiles son un recurso más para intentar conciliar, para poder ir a trabajar y procurarle a nuestro pequeño, la atención que necesita.

Tenemos a nuestro alcance otros recursos, como son las excedencias y las reducciones de jornada, aunque ambos repercuten en la economía familiar. También podemos valorar que una persona de nuestra absoluta confianza cuide a nuestro pequeño en casa, un espacio que nuestro pequeño ya conoce. O podemos recurrir a una madre de día, una persona con formación específica que atenderá a nuestro pequeño en su casa, convenientemente preparada para este fin.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Aprendizaje, Desarrollo

Soy curiosa, inquieta e inconformista, lo que hace que me cuestione casi continuamente el mundo que nos rodea, en especial, lo relacionado con la maternidad y la crianza, donde habita tanto mito y falsa creencia. Me gusta llegar a la raíz, a la causa y desde ahí, actuar. Estoy formada en lactancia materna y en prevención y promoción de la salud infantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.