¿Es normal que mi hijo no juegue solo?

Madre e hija juegan y ven cuentos.

Los padres son quienes están siempre ahí para el niño. La separación de ellos puede generar en él llanto y desolación.

Muchos padres buscan momentos de soledad o descanso un tanto difíciles con un niño en casa, más aún si no juega solo. El hijo que busca un compañero de juegos en sus padres continuamente demanda mucho y puede resultar agotador. A los padres les suele desconcertar que no sea más autónomo. Descubramos si es algo normal que el niño no juegue solo.

Padres e hijos, compañeros de juegos

Hay padres que llegan agotados del trabajo o simplemente sufren el estrés del día a día y eso les hace necesitar de momentos de descanso. Cuando el hijo demanda jugar acompañado de sus padres genera angustia y desesperación en ellos. Normalmente se extrañan que no quiera estar en su habitación o idear sus propios juegos e historias. Incluso hay progenitores que consultan este tema con profesionales porque no saben si es algo normal.

Los padres son quienes están siempre ahí para el niño. Él percibe ese afecto y lo demanda. Cuando el niño es aún muy pequeño está fuertemente atado a sus padres, depende de ellos, y la separación de los mismos supone llanto y desolación. Según crece es necesario que el niño sea más independiente, autónomo y sepa administrar su tiempo, sus juegos y su espacio.

Autonomía, independencia y disfrute del niño

Padre jugando con sus hijos al aire libre.

Es importante el contacto,  el afecto con sus padres, y también lo es que sepa crear, investigar, entretenerse con lo que le hace sentirse bien y por sí mismo.

El juego da libertad, invita a crear, a desarrollar su parcela intelectual, psicomotora y emocional. Es complicado ver que un niño de más de 2 años no sea capaz de jugar solo, que demande constantemente a sus padres para hacerle compañía. El niño, rodeado de juguetes, con una habitación y espacio en el salón para disfrutar, llora cuando sus padres no están. El hijo los busca o se pega a ellos estén donde estén e independientemente de lo que tengan que hacer.

Los padres pueden motivar a los niños para que jueguen a lo que les guste, se relacionen con otros niños, despertar en ellos ilusión… A un niño puede aburrirle ver los juguetes de su habitación, saber que ya ha jugado con ellos y no le despiertan intriga alguna. Innovar, llamar su atención y curiosidad con otras actividades, tareas de adultos en las que pueda involucrarse…, puede hacer que se sienta atraído e ilusionado nuevamente.

Es importante el contacto, el afecto padres-hijo, y también lo es que el niño sepa crear, investigar, entretenerse con lo que le hace sentirse bien y por sí mismo. Lo mejor es, poco a poco, lograr que se despegue de los padres, ir aumentando los espacios de tiempo que consigue jugar solo o con otros niños, sin buscarlos. Conocerle bien e indagar en sus gustos será útil para poner a su disposición aquello que más le atraiga y le apetezca realizar.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.