¿Es verdad que amamantar te ayuda a perder peso tras el parto?

Lactancia materna adelgazar

En el año 2004, el Comité de Lactancia Materna de la AEP publicó una Guía de Lactancia Materna para profesionales, en el capítulo dedicado a las ventajas de la lactancia para las madres, se menciona claramente ‘pérdida de peso y recuperación de la silueta’. Resulta que el cuerpo de la mujer embarazada se prepara para la producción de leche, mediante reservas energéticas, que después se van consumiendo hasta la recuperación del peso previo. Este peso se va reduciendo poco a poco, y muy probablemente hasta que tu bebé no tenga 3 meses no notarás nada, después (y dependiendo también de otros factores) irá desapareciendo la grasa en cintura y caderas.

Es lógico pues que, a más duración de la lactancia, mayor pérdida de peso, pero como acabo de mencionar, amamantar no es sinónimo de adelgazar si no tienes en cuenta otras cosas; principalmente una alimentación equilibrada, y la realización de ejercicio físico para compensar el ‘ingreso’ energético.

En este artículo de The Telegraph, encontramos la referencia de una investigación realizada por la Universidad de Oxford, según la cual las mujeres que han amamantado durante varios meses, son más propensas a mantenerse delgadas décadas más tarde. El estudio encuestó a 700000 mujeres con una edad promedio de 57 años.

Lactancia materna adelagazar2

Lactancia materna combinada con alimentación equilibrada y ejercicio físico.

Recuerda que la lactancia materna contribuye a bajar de peso, pero lentamente, no tiene sentido por lo tanto que te obsesiones, ni que pretendas eliminar casi milagrosamente los kilos ganados durante la gestación; es más, también se sabe hoy en día que adelgazar muy rápidamente tras el nacimiento del bebé, provoca que los tóxicos que la grasa corporal almacena pasen a la leche materna, y en consecuencia al lactante.

Lo más sensato es incluir en la alimentación cinco raciones de frutas y verduras, controlar las grasas animales (presentes en carnes y lácteos), y revisar el consumo de legumbres y cereales, por que podrías necesitar reforzar su ingesta; hay alimentos que son para consumir esporádicamente, como dulces, snacks salados, y en el apartado de bebidas, recurre a las bebidas carbonatadas y azucaradas solo excepcionalmente, puesto que el agua es la opción más saludable.

No descuides la actividad física, que es todo aquello que evita el sedentarismo: hacer gimnasia con tu bebé, bailar, pasear, subir escaleras,…

Por otra parte, inmediatamente tras el parto, la lactancia materna ayuda a recuperar el tamaño del útero, reduciendo el sangrado, … a largo plazo, se han observado otros beneficios de los cuales hemos hablado ocasionalmente aquí.


Categorías

Salud

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *