La escuela inclusiva: más allá de la integración en las aulas de los niños con Síndrome de Down

Integración niños síndrome de down

A la hora de hablar de la integración de los niños con Síndrome de Down en el sistema educativo, todos los organismos sociales y educativos están de acuerdo en llevarlo a cabo. A día de hoy, tanto las escuelas españolas como europeas, desarrollan sus propios programas para atender las particularidades de todos estos niños con necesidades educativas especiales. Ahora bien, desde las instituciones nacionales en apoyo al alumnado con Síndrome de Down, se especifica que en realidad, no basta solo con la integración.

Lo que debemos aspirar a conseguir es una total INCLUSIÓN donde no nos limitemos a tener “presente al niño”, sino a favorecer su total interacción en el aula y en su comunidad. Se trataría de ir un paso más allá del dominio de unos conocimientos curriculares, buscamos ante todo educar para la vida.  Es pues necesario que los alumnos con Síndrome de Down desarrollen su afectividad, el control de sus emociones, sus habilidades sociales y que formen parte del conjunto como uno más. Queda claro que aún nos falta mucho por conseguir, y por ello, en “Madres Hoy” te invitamos a reflexionar sobre ello.

La integración del niño con Síndrome de Down

Todos sabemos que el Síndrome de Down es una de las discapacidades intelectuales más comunes en la población. Según los datos de incidencia se estima que afecta a 1 de cada 1.000 niños. Una de las principales necesidades de toda institución social es favorecer la correcta integración de estos colectivos en nuestras sociedades:

  • Desarrollar un sistema educativo donde todo niño, sea cual sea su necesidad, particularidad y origen reciba las mismas oportunidades de aprendizaje.
  • Ofrecer las mismas oportunidades laborales.
  • Ofrecer un apoyo institucional para el día de mañana cuando este colectivo llegue a la ancianidad pueda ser correctamente atendido.

Integración niños síndrome de down en la escuela inclusiva

A día de hoy en España el sistema educativo recoge legalmente la obligación de desarrollar adecuados programas para integrar a los niños en el aula. De ahí, que cada colegio, dependiendo de sus recursos personales suela combinar el aula ordinaria con el aula especial.

  • El alumno con síndrome de Down trabaja en el aula especial un currículum adaptado para alcanzar los objetivos necesarios de cada etapa. Se realizan adaptaciones individuales que trabajan junto al PT (pedagogo terapeuta) o junto al logopeda.
  • Además de ello, el alumno con síndrome de Down es integrado también en el aula ordinaria con alumnos, generalmente, de su misma edad. Con el material adaptado según sus necesidades particulares  y con el apoyo del profesorado consiguen notables resultados.

Un paso más allá: la escuela inclusiva

En ocasiones, muchos de nosotros pensamos que todo se acaba con integrar al niño con necesidades educativas en un aula, donde sabemos que se le va a ofrecer la atención adecuada para que domine las asignaturas instrumentales, y para que reciba esos aprobados que le permitirán ir aprobando los cursos.

Esto no es suficiente. La educación va más allá del dominio de la tabla de multiplicar. Nuestra obligación es educar para la vida, la felicidad y la autonomía personal, por ello, hemos de dar un paso más allá y favorecer la ESCUELA INCLUSIVA.

Integración niños síndrome de down

Ejes vertebradores de la escuela inclusiva

A día de hoy, a la hora de articular, promover y regular la escuela inclusiva contamos con el apoyo legal de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad; la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE), la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948. art.26), y el Informe de la UNESCO sobre la Educación para el siglo XXI.

  • La educación inclusiva no busca, sino que GARANTIZA que todo el alumnado acceda a una cultura común que aporte una capacitación y formación básica para la vida.
  • Aspira a que todo alumno tenga las mismas oportunidades en todos los ámbitos de su INTERACCIÓN SOCIAL, desde sus instantes de ocio, el trabajo, etc…
  • COLABORACIÓN CONTINUA entre las instituciones escolares, la familia y la propia comunidad. A la hora de hablar de inclusión no sirve de nada si no extendemos su uso más allá del aula. Por ello, es vital que las familias tengan toda la información sobre cómo crecen sus hijos y qué demandas personales y sociales requieren para sentirse plenamente integrados. (No por protegerlos vamos a criar niños más felices).
  • A su vez, la comunidad, el pueblo, la ciudad e incluso el propio barrio, debe ser capaz de favorecer esa integración donde el niño se sienta válido en todo momento, donde se sienta como uno más a la hora de moverse, acceder a información, disfrutar de sus instantes de ocio y aportar incluso su ayuda e iniciativas en bien de la propia sociedad.

claves para educar a tu hijo en inteligencia emocional

Educar es una responsabilidad de todos, somos una red extensa que no podemos permanecer aislados en nuestras “propias islas” sin entender que en ocasiones, pequeñas iniciativas crean grandes apoyos para los niños con Síndrome de Down de los que todos podemos beneficiarnos. Vale la pena concienciarnos de ello.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *