¿Te ha pasado? Espasmos del sollozo: un gran susto que remite sin consecuencias

Según la Sociedad Española de Urgencias en Pediatría, los espasmos del sollozo (hablamos a veces de que el bebé ‘se encana’) “son episodios que ocurren tras un susto, una caída, un golpe o una regañina. El niño deja de respirar bruscamente y comienza a ponerse morado o pálido, finalmente, suele llorar. La recuperación es completa y rápida, en menos de un minuto, aunque puede estar algo somnoliento”. A mi hija le pasó 3 ó 4 veces cuando era bebé, y os aseguro que si no sabes de qué se trata asusta muchísimo porque realmente piensas que está sufriendo asfixia y tienes la responsabilidad de revertir la situación.

Suele ocurrir en bebés que están sanos de entre (aproximadamente) seis meses y hasta 6 años, aunque a partir de los 4 / 5 años probablemente estarán superados; algunas fuentes señalan que podrían estar presentándose en un 5 a 7 por ciento de población infantil en estas edades. Para ampliar un poco la información, aclarar que no es un evento epiléptico aunque sea súbito, y no entraña riesgos importantes para la salud, recobrando el bebé afectado la conciencia y la respiración en cuestión de segundos.

La versión más extendida en cuanto a su intencionalidad, revela que la niña o el niño no lo provoca adrede “para fastidiar”; realmente hablamos de personitas muy pequeñas con cerebro aún inmaduro, que en cualquier caso pierden el control sobre la expresión de su emoción. Que no se nos olvide que aún les faltan muchos años por perder la inocencia, en resumen: es muy dudoso pensar que quieren molestarnos.

Entendiendo el espasmo del sollozo.

La causa podría ser sufrir un disgusto o un “susto”, como ser “regañados” por papá o mamá, o ser incomodados por un hermano mayor. Con cierta capacidad de observación hasta podremos anticiparnos y prever la aparición del espasmo del sollozo, poniéndonos cerca del bebé, hablándole suavemente, incluso (si no ha empezado ya a sufrirlo) cogerlo en brazos…, aunque estos episodios empiezan y acaban, a nadie le gusta (o eso creo) estar viendo como su bebé empieza a llorar con fuerza, se pone colorado, después morado y hasta deja de respirar.

Se identifican dos tipos de espasmos del sollozo: pálidos (palidez de la cara) y cianóticos (amoratamiento), en ambos hay apnea y ausencia de conciencia (incluso durante un minuto, y esto es mucho para quien no lo conoce). En casos graves también se producen convulsiones, sin que estas dejen ningún tipo de lesión: pero ¡mucho cuidado! porque una crisis convulsiva que dure más de 60 minutos debe ser objeto de revisión por un pediatra, aunque finalice.

espasmo-del-sollozo3

Nunca hagas esto durante un espasmo del sollozo.

  • No pierdas la calma, ni grites, ni le chilles al bebé.
  • No lo zarandees, no lo sacudas.
  • No introduzcas tus dedos en su boca porque no se está atragantando.
  • No intentes pararlo una vez que se ha desencadenado.
  • Mantenlo alejado de objetos con los que se podría golpear y hacer daño.

Teniendo en cuenta la edad, yo tampoco reñiría (por mi experiencia) a un niño de esa edad, aunque circulan por ahí muchos consejos en el sentido de reprender al bebé, supuestamente “por expresarse” de esa forma, sinceramente creo que nos falta paciencia para que maduren y vayan gestionando las emociones de otra forma. Desde luego, chillar descontroladamente por lo que está ocurriendo, y después reprenderle, me hablaría más de la inmadurez del adulto que de la del bebé.

Mi bebé ha sufrido un espasmo del sollozo, ¿qué hago?

Puedes hablarlo con el pediatra para resolver dudas que tengas, pero recuerda que “no se curan”; y aunque en teoría no se pueden prevenir, en la práctica existen algunos signos que nos permiten anticiparnos, además (y esto es importante) el espasmo del sollozo aparecerá más frecuentemente por la tarde, a una hora que el bebé está cansado, así que una solución pasaría por intentar un ambiente en calma cuando creas que puede afectarle.

Recuerda que aunque sea un bebé puedes hablarle suavemente y decirle que vas a ayudarle a superar los episodios. Visita al médico si el niño tiene menos de 5 meses o presenta convulsiones (y sobre todo si estas duran más de un minuto). La secuencia es: apnea + cambio de tonalidad facial + llanto, después todo vuelve a la normalidad; si es espasmo del sollozo lo que sufre tu peque, no tienes muchos motivos de preocupación, pero los puedes entender (y quizás evitar) para tranquilidad de todos. Yo así lo hice.

Imágenes — memekode, Kit4na


Categorías

El bebé

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *