Esterilizar biberones en frío

Alimentación con biberón
La higiene y la salud de tu bebé es una de las mayores preocupaciones de las madres. Si has decidido darle biberón a tu hijo, tendrás que saber que la desinfección, o mejor aún la esterilización de todos los utensilios que utilizas para alimentarlo juega un papel fundamental. Y en estos utensilios incluimos los sacaleches, y los chupetes. Es una buena forma de prevenir algunas infecciones intestinales, así como los vómitos o diarreas.

Antes de continuar queremos explicarte la diferencia entre desinfección y esterilización. La desinfección elimina las bacterias de una vez, pero pueden volver. La esterilización es un proceso en el que se destruye buena parte de los microbios, bacterias y otros microorganismos, como por ejemplo las esporas.

Cuándo tengo que esterilizar los utensilios del bebé

bebe

En especial tendrás que esterilizar las cosas que el bebé se lleva a la boca cuando éste tiene menos de 6 meses, cuando es más vulnerables a los gérmenes. Hasta esa edad no dispondrá de las defensas necesarias para combatirlos. Muchos pediatras recomiendan la esterilización hasta los 3 meses, seguir con medidas estrictas de higiene y esterilizar, una vez cada 15 días.

Se debe esterilizar todos aquello que el bebé se pueda llevar a la boca: el biberón, la tetina, chupetes mordedores, juguetes…pero antes de llegar a la esterilización debes tener en cuenta medidas higiénicas, como lavarse las manos antes de manipular el biberón, que hará que la esterilización sea efectiva. En este artículo te explicamos por qué es conveniente esterilizar todos estos utensilios. 

En el caso de los biberones, chupetes, tetinas y mordedores la primera esterilización hay que hacerla antes del primer uso. Y repetirla después de cada un. Primero es lavarlos con agua templada y detergente líquido para cubiertos, cepillarlos con un cepillo específico y aclararlos muy bien. Y luego proceder a la esterilización.

Esterilizar biberones en frío, en qué consiste este método

esterilizar biberones

Esterilizar en frío es uno de los métodos que puedes seguir para la seguridad de tu hijo. Te explicamos en qué consiste. Y lo principal, ya sabes, es que lo hagas una vez acabada la toma, después de lavar el biberón. Para ello hay que sumergirlos en agua fría, esto es muy importante.

Te recomendamos que los sumerjas en agua embotellada, o filtrada, y luego preparar una solución esterilizadora siguiendo las instrucciones del fabricante. La solución puede ser líquida o en pastillas, cualquiera las encontrarás en las farmacias y parafarmacias. Algunas de las marcas fáciles de encontrar en el mercado son: Milton, Suavinex, Chicco, Bebe Due, NUK. Su precio suele rondar los 8 euros, y trae 36 unidades. Estas sustancias no dejan olor ni sabor.

Lo normal es que el tiempo de esterilización esté entre los 30 minutos y la hora. Después de este tiempo, aclara bien los accesorios esterilizados con abundante agua. Hay algunas pastillas que no necesitan aclarado. La esterilización en frío es muy práctica, no hacen falta enchufes de corriente ni aparatos especiales. Eso sí, es lenta comparada con otros métodos. Otra ventaja que le encuentro es que también sirve para juguetes que el bebé se suele llevar a la boca.

Otros métodos para esterilizar los biberones

Además de esterilizar biberones en frío, te mostramos otros métodos:

  • Con ebullición. Es el más tradicional y consiste en dejar dejar hervir el agua durante 15-20 minutos y mantener los objetos en la olla con la tapa puesta hasta el momento de su utilización.
  • Con vapor. Requiere un hervidor eléctrico que transforme el agua en vapor. Hasta la varoma de la Thermomix puede servirte.
  • Lavavajillas. Es el método más sencillo. No sirve para las tetinas de caucho. Se debe poner en un ciclo completo a 65ºC. Hay algunos especialistas que lo desaconsejan.
  • Microondas. Esterilizadores para el microondas en muy pocos minutos. Algunos expertos no están de acuerdo con este método por las radiaciones a las que nos sometemos mediante el uso del microondas.

En cuanto a la esterilización por uno u otro medio, eres tú la que debes decidir, pero utiliza el sentido común. No te dejes llevar por la exageración y pretendas la asepsia absoluta en el entorno del niño.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.