Cómo esterilizar un extractor de leche

Bebé bebiendo de un sacaleches

Toda mamá sabe lo importante que es la higiene cuando se trata de sus bebés. Esterilizar el extractor de leche, así como el chupete y el biberón, se convierten en una de las tareas más habituales cuando cuidamos a los peques. Pero, ¿lo hacemos bien?, ¿sabemos cómo se debe esterilizar un objeto para que luego nuestro bebé se lo pueda poner en la boca sin riesgo de contaminarse?.

En este artículo veremos que existen diferentes formas de poder esterilizar las cosas y estar seguras de que quedará libre de bacterias. Concretamente nos centraremos en los sacaleches, uno de los objetos que más dolores de cabeza trae.

La utilidad del extractor de leche

Como bien sabes, la leche materna es muy importante para el bebé. No solo porque es su fuente de alimento inicial, sino también porque ayuda a potenciar su sistema inmunológico. La OMS recomienda la lactancia materna de forma exclusiva hasta los 6 meses, aun así, hay que decir que no siempre se puede dar el caso y que hoy en día las leches artificiales están muy bien logradas.

En la mayoría de casos en los que no se puede amamantar al bebé con leche materna es porque no se produce suficiente leche o por algún problema físico de la madre (o porque la madre elige no dar de mamar, opción también válida). Estos son los casos más habituales, pero existen otras situaciones en las que no se puede dar leche materna como:

  • nacimiento prematuro;
  • patologías del recién nacido;
  • volver al trabajo;
  • nacimiento de gemelos.

En estas y otras ocasiones es posible que la madre, a pesar de tener suficiente leche para alimentar al bebé, no pueda hacerlo directamente.

Para estos casos se puede usar el extractor de leche y mantener su nutrición durante las horas en que la madre no esté en casa, o incluso en casos en los que se quiere que la pareja también forme parte de este momento de la vida del pequeño, y quiera contribuir en alimentar al pequeño.

Bebé tomando el biberón

¿Qué es un extractor de leche y qué tipos hay en el mercado?

Un extractor de leche no es más que un dispositivo que es capaz de extraer la leche del pecho de la madre mecánicamente y permite que se almacene para poder alimentar al bebé más tarde. Esto es de gran ayuda tanto en los casos que he mencionado anteriormente como cuando el pequeño no puede agarrarse al pecho.
Con los sacaleches estamos dando al bebé la propia leche materna, con todos los beneficios que ello comporta, y evitar problemas como el espacio/tiempo, problemas de agarre…

Hay muchos modelos en el mercado, pero se pueden dividir en 2 tipos:

Extractor de leche manual

Este extractor es perfecto para aquellas que utilizan el sacaleches de forma esporádica. Para todas aquellas madres que, por ejemplo, trabajan solo unos días a la semana o en ocasiones tienen que estar alejadas de su hijo unas horas. Este dispositivo tiene un sacaleches muy similar al de las máquinas de medir la presión arterial, en el que una misma tiene que comprimir para que la leche fluya del pecho.

Extractor de leche eléctrico

El extractor de leche eléctrico funciona con un motor que logra reproducir el movimiento natural de succión. Es un dispositivo bastante más caro que los manuales, pero existe la posibilidad de alquilarlo sin tener que comprarlo. Es muy sencillo de utilizar y es perfecto para todas aquellas madres que decidan dar biberón en lugar de pecho e incluso alternarlo con el padre.

Leche extraída

Esterilizar un extractor de leche: cuándo y cómo

Toda la limpieza del aparato debe hacerse al menos una vez al día, para evitar que se desarrollen patógenos en las paredes del extractor de leche, haciendo que la leche ya no sea óptima.

Existen varios métodos para garantizar la limpieza completa del extractor de leche. Ahora veremos cómo lo podemos hacer.

Esterilización por ebullición

La ebullición es un método bastante rápido y sencillo, que también se suele utilizar para chupetes y biberones, al menos hasta que apareció el esterilizador y la posibilidad de poner todo en el microondas.

Para esterilizar las distintas piezas por ebullición basta con poner las piezas del extractor de leche que se puedan lavar en un cazo, verter agua a taparlo. En este punto, subimos la temperatura y lo dejamos hervir durante al menos 10 minutos antes de proceder con el secado completo.

Sencillo, económico, rápido y sobre todo muy práctico para cualquier persona.

En cuanto a las partes eléctricas, lo único que tienes que hacer es limpiarlas con una esponja ligeramente húmeda, para poder eliminar todos los residuos que quedan y la grasa de la leche.

Esterilizar en frío

Este es el método que está suplantando la esterilización por ebullición, no se sabe exactamente por qué, pero parece que a las madres les gusta mucho, a pesar de que requiere el uso de un componente químico.

Para la esterilización en frío se necesita un recipiente lleno de agua  en el que se debe disolver la solución química (ya sea en forma de pastillas como en líquido desinfectante). Se deja allí, en inmersión, durante 45 minutos, todo lo que se quiera esterilizar.

Una vez transcurrido este tiempo es recomendable enjuagar con abundante agua. Algunos fabricantes dicen que basta con sacarlo del agua y dejarlo secar, pero no cuesta nada pasarle un agua para eliminar cualquier resto de sustancias químicas.

Esterilizar con vapor

Hemos llegado al más moderno de los métodos de esterilización de productos para niños, o en todo caso, el que está entre los de última generación.

Es posible proceder con la esterilización por vapor utilizando dispositivos especiales, llamados esterilizadores.

El agua que hay dentro del aparato se evapora con el calor y todos los objetos que se colocan en la parrilla superior, se esterilizan. Lo bueno es que se pueden esterilizar varios objetos a la vez y que es bastante rápido, entre 5 y 15 minutos dependiendo de la marca.

Microondas

Algunos chupetes y biberones permiten utilizar este método particular de esterilización, pero sin embargo, no siempre es posible.

Antes de proceder con la esterilización con microondas es necesario leer detenidamente el folleto de instrucciones del dispositivo para verificar que se puede aplicar este método.

Este método no usa productos químicos y permite esterilizar en menos de 5 minutos. Solo se debe colocar aquello que se quiera esterilizar dentro de la bolsa de esterilizar para microondas.

Consejo post-esterilización

En todos los casos, debemos dejar que se seque antes de volver a montar el dispositivo. Si lo montamos y no está seco pueden aparece gérmenes.

Si os ha gustado el artículo no dudéis en compartirlo con vuestras amistades. Y si tenéis cualquier duda dejad vuestra pregunta en los comentarios. Os responderemos encantadas y cuanto antes.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.