Estimulación cognitiva del niño

Los primeros años del bebé, son fundamentales en cuanto al desarrollo de habilidades y conocimientos. Por ello, es durante los tres primeros años de vida, que se debe estimular el área motriz, como también, el área cognitiva. Para lograrlo, muchos elementos del contexto cotidiano, pueden ser aplicados como herramientas de para lograr dicho desarrollo.

Los juguetes, son elementos que no solamente estimulan el ocio, sino que aplicados en situaciones determinadas, generan verdaderas situaciones de aprendizaje. Los juguetes recomendados para los primeros meses de vida, son aquellos que permitan conocer y aprehender el entorno inmediato del niño. Por ejemplo, móviles de colores y sonidos llamativos.

A medida que el niño crece y comienza a poder sentarse solo, manteniéndose en equilibrio, los juguetes deben apuntar al desarrollo motriz. Por ejemplo, los juguetes de arrastre, son los aconsejables.

Desde ya que el desarrollo del habla, como de la memoria, suele estimularse conjuntamente a esta etapa. Por ello, propiciar juegos donde las palabras sean las protagonistas, es una idea muy seleccionada. Por ejemplo, el contar cuentos, cantar, estimular al niño proponiéndole la pronunciación de palabras simples, sencillas, monosílabas… etc.

Los juegos y juguetes, bien aplicados suelen ser los principales andamiajes de los cuales el niño sustenta sus aprendizajes. A su vez, es importante recordar que si los mismos son significativos, durarán toda una vida y se adecuarán a diversas situaciones, en condiciones variadas. Por ello, estimular al menor ayudados por estos elementos, es un detalle más que determinante en dicho desarrollo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *