Estimulación temprana

En sus primeros años de vida, empieza a conocer el mundo, el aprendizaje, su desarrollo, a relacionarse con el medio. Es el conjunto de medios, técnicas y actividades aplicadas de forma secuencial desde su nacimiento y hasta los seis años, con el objetivo de desarrollar su capacidad cognitiva, física, emocional y social.

No depende de la edad del niño sino de la estimulación que se le haya dado de recibir, al niño, sus padres somos los formadores de los niños, ya sea por estímulos satisfactorios o desilusiones por falta de dedicación. Es muy importante no presionar al niño en su etapa, más bien, debemos estar preparados en reconocer y motivar el potencial de cada niño y presentarle actividades adecuadas que fortalezcan su autoestima, iniciativa y aprendizaje. La repetición de los ejercicios, actividades o estímulos hacen reforzar la base neuronal del niño.

Áreas sobre las que se trabaja:

Área del lenguaje: hablarle contantemente articulando adecuadamente relacionándolo con la actividad a realizar, relacionando sonidos o palabras para luego imitarlo.

Área cognitiva: haciendo uso del pensamiento y la interacción con los objetos, podrá comprender, relacionar y adaptarse a nuevas situaciones, para ello necesitarás de experiencias.

Área motriz: el niño podrá moverse y desplazarse tomando su contacto con el mundo, comprendiendo la coordinación entre lo que ve y lo que toca, por ello es necesario dejar que el niño toque y manipule el solo y se lleve a la boca lo que quiera.

Área socioemocional: toma conciencia de su entorno y fija su interés en él. Se comunica con el medio que le rodea, con las personas, con los objetos…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *